Una canasta ejecutiva evita ser pobre 7 meses

La Nación. 21 de agosto de 2016.

El valor del consumo de un directivo fue de $ 84.896 en un mes; un hogar necesitó $ 82.199 de enero a julio.

costo de la canasta del profesional ejecutivo (CPE), medido por la Universidad del CEMA, es de un monto algo superior al ingreso que necesitó percibir entre enero y julio para no caer en la pobreza, una familia integrada por una mujer y un varón de 35 años, activos, con dos hijos varones de 6 y 9, y propietarios de la vivienda, en la ciudad de Buenos Aires. El valor de la canasta del ejecutivo fue en julio de $ 84.896, mientras que en el citado período de siete meses la familia debió contar con 82.199,65 pesos.

La inflación de la CPE fue de 2,6% en julio y acumula una suba de 42,3% en los últimos doce meses. Así se vuelve a alcanzar un máximo histórico para la CPE desde 2008.

En tanto, la línea de pobreza, según la definición de la Dirección de Estadística y Censos del GCBA, es el valor al que asciende la Canasta Básica Total (CBT), que da cuenta de los requerimientos mínimos para adquirir, además de alimentos, otros bienes y servicios según los hábitos de consumo de la población.

  • Canasta ejecutiva: $ 84.896
  • Medición: Universidad del CEMA
  • Período: julio de 2016

El costo de la CPE subió más de $ 2000 en un mes y se acercó a los $ 85.000. En moneda estadounidense se ubicó en US$ 5660, un 49% más que el valor de US$ 3800 de marzo de 2008, cuando comenzó el relevamiento de la CPE. Un año atrás, su valor equivalía a US$ 6520 al tipo de cambio oficial, aunque si la valuación se hacía al dólar blue el precio era de US$ 3977. Esto indica que, prácticamente, toda la inflación en la CPE medida en dólares libres se registró en el último año.

  • Línea de pobreza: $ 82.199
  • Medición: Dirección de Estadística y Censos del GCBA
  • Período: de enero a julio de 2016

Es el ingreso que necesitó recibir, durante los siete primeros meses de este año, una familia integrada por cuatro personas para acceder a la Canasta Básica Total (CBT), que reúne, además de alimentos básicos, otros bienes y servicios según los hábitos de consumo de la población. El método define como pobreza la situación de carencia de recursos necesarios para acceder a esa canasta. Para un hogar unipersonal en la ciudad de Buenos Aires, la cifra se fijó en julio en 4536,30 pesos.