"Ni el Gobierno cree en una inflación del 25%"

Ámbito Financiero. 8 de agosto de 2016.

El economista del mes.

EL ECONOMISTA DE LA UCEMA PONE REPAROS EN EL STOCK DE LEBAC, QUE CRECE AL 42% ANUAL
En la tradicional entrega de El Economista del Mes, el análisis de la coyuntura y las perspectivas del año estuvieron a cargo de Alejandro Rodríguez, quien afirmó que los inversores van a empezar a llegar cuando haya un horizonte más claro hacia el futuro. El economista, doctorado en Chicago, advirtió acerca del efecto del blanqueo en el tipo de cambio y sobre su impacto en las economías regionales.

1| Tarifas y déficit energético

Hay que reconocer que es un problema que no ha generado este Gobierno en particular. Después podemos ver si la forma en la que lo trató es la correcta o no, pero lo cierto es que la situación de las tarifas era insostenible. Veníamos de una política energética que fue básicamente el consumo de los stocks sin reponer en términos de inversión prácticamente nada. Había que tomar una medida correctiva. Lo que a mí más me preocupa, más allá del descontento, es que si uno mira lo que hicieron en términos de corrección, para los consumidores es salvaje, pero para los economistas que vemos cuánto falta por corregir, han tomado un camino relativamente gradual. En tarifas se hizo recién un tercio del ajuste y en gas, la mitad. No sé qué tanto capital político les queda a Macri o a Aranguren para seguir corrigiendo en 2017, porque este año ya no va a haber más cambios respecto de esta cuestión.

2| Banco Central y tasas

Para que la tasa de las Lebac baje al 25%, primero el Gobierno quiere llevar la inflación a un número menor al 25%. Yo creo que están tratando de mandar señales, pero ni ellos mismos se la creen. Por ejemplo, el retorno para los 252 días está por encima del 26%. Hoy en día tenemos expectativas de inflación para este año que van del 37% para los más optimistas, al 41%. Ahora, lo que nos preocupa a muchos economistas es el stock, que no baja significativamente, y si miramos lo que es la base monetaria más el stock de Lebac, viene subiendo a una tasa del 42% interanual, así que los pasivos monetarios del BCRA no muestran un signo contractivo. Simplemente hicieron un swap en el tiempo, de tener menos base hoy para que haya más mañana. Ahora, ésa va a ser potencialmente inflacionaria, a menos que tomen las medidas correctivas en materia fiscal y que lo que se disminuya en el futuro sea el financiamiento al Tesoro, que el mercado ve como fundamental a la hora de tomar sus decisiones.

3| Blanqueo de capitales

No estoy seguro de qué van a hacer con la plata que recauden. Ellos tienen una necesidad de financiamiento, que sin el blanqueo iban a colocar deuda que iba a ser en los mercados internacionales, ya que no hay mucho crédito doméstico que puedan conseguir. Ahora, si ingresan fondos del blanqueo, ¿qué van a hacer? ¿Van a sustituir el financiamiento externo o este dinero se va a sumar al financiamiento que teníamos pensado para 2016? Si se sumara, podría generar una apreciación del tipo de cambio -que muchos consideran que está en un nivel atrasado- bastante devastadora para las economías regionales. Pero las preguntas que van a estar en las cabezas de muchos economistas estos meses van a ser cuánto se va a blanquear y cuál será el monto que vaya a ingresar. Esto se va a definir antes de diciembre por los plazos, ya que los beneficios más atractivos terminan a fin de año.


4| Confianza y expectativas

Creo que el Banco Central se enredó con el tema de las expectativas del mercado. Hubo un cambio en la conducción económica del país, por lo que también cambiaron las reglas para realizar proyecciones. Lo que hicieron muchos para el mediano plazo fue decir: Estos tipos saben, y si me dicen que va a haber una inflación del 2% voy a proyectar eso porque van a tomar las medidas necesarias para que ocurra. Después, cuando el BCRA les preguntaba cuánto proyectaban y daban los números que buscaba, creía que estaba en el camino correcto. Ahora estamos llegando a fin de año y vemos que las metas no cierran. Estamos en un contexto en el cual hubo un cambio estructural grande y las expectativas no se están formando en base a un modelo testeado durante años de experiencia, lo que puede ser peligroso.

5| Proyecciones macro

El segundo semestre recién va a arrancar en el cuatro trimestre del año y va a ser mucho más expansivo en términos del gasto. Ahora, si eso les juega a favor a través del argumento keynesiano, por el aumento de la demanda agregada, o si les juega en contra mediante las expectativas, ya que los agentes van a determinar que no se arregla el problema del déficit, habrá un efecto contractivo. Determinar qué efecto dominará para el año que viene es difícil de predecir. No creo que lleguen a cumplir con el objetivo de crecimiento del 3% para 2017, como estimaron en un principio. De la única forma que veo que la economía alcance este nivel es que este año sea desastroso, pero esto no significará que habrá crecimiento, sino que va a haber un muy mal 2016.

6| Inversiones extranjeras

No creo que los inversores estén esperando a que se reactive el consumo interno. Creo que están esperando que se despeje el humo que hay y haya un horizonte más claro hacia el futuro. Hoy en día esto no lo ven y eso es lo que los mantiene a la expectativa. Ellos tienen una opción y el punto es cuándo la ejercen. Cuando hay volatilidad, cuando hay incertidumbre, las opciones se vuelven más valiosas y eso hace que estas opciones se ejerzan menos. Entonces, hasta que la incertidumbre no pase, los inversores no van a venir acá realmente a hundir su dinero en capital físico instalado en el país, más allá de un pajarito que se cuele para invertir en Lebac y hacer la cobertura en dólar futuro. Un viento de cola del exterior daría una ayuda, pero nuestros problemas son básicamente domésticos.