“Si el blanqueo es para bajar déficit, es positivo”

Ámbito Financiero. 30 de mayo de 2016.

En la tradicional entrega de El Economista del Mes, el análisis coyuntural y las perspectivas estuvieron a cargo en esta oportunidad de Diana Mondino. Considera que “los argentinos nos hemos acostumbrado y dado por un hecho que hay que oprimir al ahorrista porque hemos tenido tasas negativas durante muchos años”. La economista de la UCEMA precisó, además, que “es imperioso que el nivel de gasto público tenga un orden diferente al de ahora” para que no se espiralice la inflación y que es “indispensable” eliminar el enorme costo regulatorio. Es optimista porque saltos de los precios “hayan sido una vez”.

1 Tasas de las Lebac

La tasa de las Lebac se está utilizando como política antiinflacionaria. Muchos criticamos que utilizando la política monetaria solamente no se puede reducir la inflación porque hace falta el apoyo fiscal. Lo que nadie hace notar es que si la inflación esperada era 35% o 40%, como muchos calculan, es que una tasa del 35%, como estuvo hasta hace poco, es todavía una tasa negativa. Si se espera que haya una mayor inversión en la Argentina tiene que haber mayor ahorro y la tasa debe ser positiva. No se podía esperar una tasa negativa eternamente. Es un tema interesante, porque quiere decir que los argentinos nos hemos acostumbrado y dado por un hecho que hay que oprimir al ahorrista, porque hemos tenido tasa negativas durante muchos años. Una tasa casi positiva ha generado una revulsión dentro de la economía y un efecto casi instantáneo. Pensemos en las consecuencias de largo plazo que la falta de ahorro nos ha traído y cuánto tiempo más la tasa podía seguir siendo negativa.

2 Blanqueo de capitales

El blanqueo es una medida muy odiosa por el significado ético que tiene. Lo que puedo decir con bastante contundencia es que según sea la forma en que usen estos fondos va a tener mucho impacto en la Argentina. Si se sigue usando para gasto corriente e ir reduciendo lentamente el déficit fiscal, el efecto va a ser positivo, pero muy moderado. Pero si se aprovecha para modificar el peso del Estado dentro de la economía, creo que el efecto puede ser positivo. Ahora bien, ¿es sostenible el Estado como está? Hay un punto, del cual se habla poco, y es que el peso del Estado en la Argentina no es solamente por el déficit fiscal y por la carga impositiva. Está dado por la maraña de regulaciones. El Estado en algún momento tendrá que empezar a trabajar en esos temas; tenemos un ministro de Modernización, que aparentemente está empezando a trabajar. En la medida que esto se solucione, el blanqueo nos gana tiempo. Si no, simplemente será un impuesto más y no tiene efectos. El peso del Estado es muy grande; no solamente porque hay un enorme costo económico, sino porque hay un enorme costo regulatorio que es indispensable que sea eliminado.

3 Tipo de cambio

La devaluación del año pasado fue simplemente reconocer una situación de hecho. No hubo una devaluación del 50% -como se dice- porque el verdadero dólar estaba en $ 16, sino que ha habido una revaluación del dólar. De todas formas, la revaluación tampoco es positiva. Ni la "deva" ni la "reva" son positivas para la economía si no están acompañadas por los flujos de bienes y son solamente cambios especulativos. Es el momento en que la Argentina tengamos más operaciones a futuro genuinas, y ojalá algún día volvamos a tener las operaciones forward, que fueron suspendidas en 2003. Creo que eso se va a ir profesionalizando y las empresas podrán tener un horizonte de planificación más largo que el que tienen ahora.

Los argentinos tenemos una inmensa cantidad de dólares. Cada uno ha ahorrado sólo en dólares en los últimos 15 años. Por lo tanto, si esos dólares se volcaran a la economía real a través de inversión o consumo, habría un boom económico extraordinario. Pero justamente, como es ahorro, para una emergencia o para una crisis, sólo se vuelca una partecita. No espero que los ingresos de capitales tengan un gran impacto inmediato. Sí, en cambio, espero que logremos un superávit comercial importante. Va a ser muy significativo para la economía y se va a lograr por las liquidaciones de granos, porque se abrieron las exportaciones a productos que hasta ahora estaban inhibidos, como el trigo, el maíz y la ganadería, por la eliminación de algunos ROE, pero sobre todo, porque el costo de importación de energía se está reduciendo. Este ha sido uno de los principales factores negativos que hemos tenido en la economía en los últimos años, y ahora en una forma bastante dolorosa se está reduciendo. Esto no tiene que ver con el aumento de las tarifas, sino que se negociaron mejor precios que internacionalmente cayeron.

4 Proyecciones

No tenemos proyecciones de inflación y déficit, pero este último va a ser menor que el del año anterior. La discusión es si es suficientemente menor para evitar la espiral de caída de la economía en la que estamos inmersos. La situación económica de la Argentina en los últimos cuatro años, ha sido de recesión en el sector privado. En este momento se están arreglando algunos precios relativos lentamente y al mismo tiempo se están explicitando parte de los problemas que teníamos, desde el dólar futuro hasta un atraso cambiario muy importante que padecían los exportadores. ¿Estos son saltos de los precios de una vez o van a continuar? Yo creo que hay altas chances de que haya ocurrido una vez y no se espiralice. Pero para estar segura de que no se espiraliza la inflación y de que la economía resucita rápidamente es imperioso que el nivel de gasto público tenga un orden diferente al de ahora. Aunque se gastara lo mismo, si por lo menos va a infraestructura y no a gastos corrientes, tendríamos una mejoría.