Innovación a partir del arte

Carta Financiera. 18 de septiembre de 2016.

En economía resulta fundamental aprender sobre progreso tecnológico e innovación, ya que se trata de una de las fuentes más importantes del desarrollo económico. A fines de los noventa el economista David Galenson de la Universidad de Chicago inició una nueva línea de investigación en economía: aprender sobre innovación y creatividad a partir del arte, ya que los grandes artistas son grandes innovadores.

Artistas Conceptuales y Experimentales

A partir del estudio detallado de las carreras de más de 200 artistas, Galenson establece que existen dos tipos de innovadores muy diferentes en el arte: los innovadores conceptuales, quienes planifican en detalle antes de realizar una obra, y los innovadores experimentales, quienes toman las decisiones más importantes sobre su trabajo mientras realizan la obra.

Los innovadores conceptuales utilizan su arte para expresar ideas de forma precisa. La precisión de sus objetivos les permite planificar su trabajo y ejecutarlo de manera decidida. Sus nuevas ideas más radicales, y consecuentemente sus mayores innovaciones, ocurren temprano en su carreras. Pablo Picasso, Andy Warhol y Frida Kahlo, entre otros, fueron grandes innovadores conceptuales.

En contraste, los innovadores experimentales buscan registrar sus percepciones visuales y carecen de un objetivo claro. Proceden de manera tentativa, mediante prueba y error, construyendo sus habilidades de manera gradual mientras desarrollan su trabajo, y tienden a realizar sus mayores contribuciones tarde en su carrera. Paul Cézanne, Georgia O’Keeffe y Jackson Pollock son algunos ejemplos de grandes innovadores experimentales.

Interacción entre los Distintos Tipos de Innovadores y el Mercado

En su libro Conceptual Revolutions in Twentieth-Century Art, Galenson muestra cómo el cambio en la estructura del mercado del arte producido a partir de la primera exposición Impresionista en 1874 afectó de forma diferente a los dos tipos de innovadores. De ser un mercado monopsónico, en el cual el jurado de la Academia de Bellas Artes francesa dictaba lo que el artista debía hacer, el mercado se empieza a volver competitivo, generando una mayor libertad para la innovación de los artistas. El desarrollo de un mercado competitivo por innovaciones artísticas produjo un aumento en el retorno a las innovaciones artísticas radicales. Por la naturaleza de su proceso de innovación, los artistas conceptuales pudieron responder mejor a estos nuevos incentivos que los artistas experimentales. Como consecuencia, el arte del siglo XX fue dominado por artistas conceptuales, cuyo arte es acerca de ideas principalmente.

Carreras Creativas Argentinas

Con el propósito de aprender sobre el proceso creativo y de innovación a partir de la carrera de grandes innovadores, en el año 2010 iniciamos con Galenson una serie de entrevistas públicas a grandes artistas argentinos, que llamamos Conferencias Carreras Creativas y forman parte de las actividades del Centro de Economía de la Creatividad de la Universidad del CEMA. Somos muy afortunados de haber tenido en nuestro ciclo a los artistas Nicolás García Uriburu, Marta Minujín, Gyula Kosice, Luis Felipe Noé, Eduardo Stupía y Marcia Schvartz. Recorrer las obras de estos grandes artistas, muchos de ellos conceptuales, es como recorrer una feria de ciencia y tecnología en la que se exhiben grandes innovaciones.

En 1961, Luis Felipe Noé junto a Ernesto Deira, Jorge de la Vega y Rómulo Macció presentó en la Galería Peuser la muestra “Otra Figuración,” que marca un verdadero hito en el arte contemporáneo de nuestro país. Las innovaciones conceptuales consisten generalmente en síntesis inesperadas del arte reciente, que paradójicamente tienen el efecto de violar las convenciones básicas del arte. Este nuevo movimiento artístico combinó técnicas del arte abstracto para representar la figura. Como lo explicó el propio Noé en el Ciclo Carreras Creativas 2013: “Hice mi primera exposición en el contexto del informalismo, que en ese mismo año se estrenaba en Buenos Aires. Entonces yo lo relacionaba con la action painting y lo que me interesaba era la gestualidad pero vinculada al sujeto de la gestualidad que es el hombre. Por lo tanto, ahí empezó a andar la idea de interrelacionar lo abstracto con lo figurativo”.

A fines de los sesenta, durante la Bienal de Venecia, Nicolás García Uriburu tiñó de verde resplandeciente las aguas del Gran Canal. Fue la primera intervención de una serie que replicaría en el Sena de París, el East River de Nueva York y el Río de la Plata, como una forma de protestar contra la contaminación ambiental. Con sus intervenciones a gran escala en la naturaleza, utilizando el agua como soporte, Uriburu rompió con las prácticas convencionales y creó otra forma de hacer arte. En 2010, Nicolás Uriburu recibió el Premio Carreras Creativas del Centro de Economía de la Creatividad. "Es muy difícil realizar una verdadera contribución al arte moderno, que cambie el arte que vemos y la forma en que pensamos sobre ella. También es muy difícil hacer una verdadera contribución a la concientización de problemas sociales como la destrucción del medio ambiente. Cuando alguien hace las dos cosas, con elegancia y humildad, es un logro extraordinario", dijo entonces Galenson.

¿Qué tipo de innovador eres?

Las categorías de innovador experimental e innovador conceptual no se aplican sólo a los genios e innovadores que cambian el mundo. Los trabajadores de oficina, jefes, estudiantes, maestros, amas de casa, todos son en alguna medida innovadores experimentales o conceptuales o alguna combinación de los dos. En esta página puedes completar un test desarrollado por el periodista Colin Stweart para saber qué tipo de innovador eres.