Hay viento de cola todavía

El Economista. 15 de marzo de 2017.

Nota Ocampo