Argentina espera una cosecha récord y precios estables para 2017

Infobae. 10 de octubre de 2016.

Los analistas del agro apuntan a una demanda firme en el exterior, con una notoria mejora de la oferta local de maíz por la baja de retenciones.

La economía argentina cuenta con la producción agrícola y los derivados industriales como garantía para sostener el crecimiento. Se trata de una producción altamente superavitaria en materia de comercio exterior, en la que el país cuenta con ventajas comparativas para su desarrollo.

Estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires avalan la perspectiva de una cosecha importante para la campaña 2016/2017 que recién comienza. La zafra podía llegar incluso a volúmenes récord si el clima acompaña.

El maíz vuelve a cobrar protagonismo por la eliminación de retenciones, mientras que la soja se mantiene como el principal cultivo, aunque cederá área sembrada al cereal.

La Bolsa de Cereales porteña calculó una cosecha de soja será de 53 millones de toneladas en la temporada 2016/17, con una caída de 5% respecto de los 56 millones del ciclo que concluyó a mediados de este año. La superficie de la oleaginosa será inferior a los 20,6 millones de hectáreas logrados en la campaña pasada.

"La cosecha en el hemisferio sur se terminó. Ahora empieza el nuevo período, siempre la oferta es muy aleatoria. Lo que se puede prever con mayor facilidad es la demanda, por lo menos en el mediano plazo, por eso el optimismo respecto de los precios, porque la demanda sigue muy sostenida y lo más probable es que siga creciendo de la mano de los países emergentes. Si bien China ha bajado el ritmo de crecimiento, sigue muy alto en el 6% anual en su Producto Bruto, y la India, que es un gran demandante, está por encima del 7% anual. Los países del sudeste asiático están en un promedio de crecimiento del 5% para este año y el que viene", comentó a Infobae el consultor Manuel Alvarado Ledesma.

"El hecho de haber llevado las retenciones a 0% en el maíz puso para la producción el trampolín hacia ese lado; hoy el negocio del maíz es mucho más interesante. En los últimos años el precio del cereal bajó muchísimo, con sus secuelas sobre la rotación, que estuvo muy postergada, además de la distancia al puerto, que puede hacer que el negocio sea bueno o malo", agregó Alvarado Ledesma.

Según las proyecciones de la Bolsa de Cereales porteña, la cosecha argentina de maíz de uso comercial llegará al récord de 36 millones de toneladas en la campaña 2016/17, gracias a esta baja de impuestos a las exportaciones dispuesta por el gobierno de Mauricio Macri en diciembre pasado.

Los productores iniciaron hace semanas la siembra del cereal, que ocupará un área récord de 4,9 millones de hectáreas, desde los 3,85 millones de la campaña 2015/16 -cuando la cosecha fue de 30 millones de toneladas-, restándole superficie a la soja.

Alvarado Ledesma recordó que "el negocio para que sea sustentable tiene que ser agrícola, no sojero. El que hace soja tiene que hacer maíz y otros cultivos. No puede quedarse en soja. Puede hacerlo tres o cuatro años, pero después se le termina el activo principal que es la tierra a través de mayores contaminaciones y pérdida de estructura, entonces la rotación es muy importante".

Para el experto "el del maíz va a ser un nivel de volumen que no teníamos hace muchos años", por cuanto prevé "muy probable" una cosecha récord por el volumen acumulado por todos los cultivos, con el factor climático como condicionante.

Según un informe de la consultora IES, la producción agrícola de la campaña 2015/2016 aumentó un 1,9% con respecto al ciclo previo, con un volumen cosechado que totalizó 125,8 millones de toneladas, nivel que tocó un nuevo máximo histórico.

QUÉ PASARÁ CON LOS PRECIOS INTERNACIONALES

Como la Argentina es uno de los mayores exportadores mundiales de soja, maíz y trigo, las variaciones en sus cosechas repercuten de forma directa en los mercados como el de Chicago, de referencia mundial.

Alvarado Ledesma expresó que "en precios da la sensación que se ha llegado a un piso. Si bien la oferta ha sido fuerte, por el lado de la demanda está siendo más acentuada. La impresión es que estamos en una suerte de piso; puede haber una baja adicional, pero estos son los niveles que contemplo como el escenario más probable".

Al respecto, Dante Romano, analista de Austral Agroperspectivas, consignó que "el mercado está viendo un buen pronóstico climático para EEUU que permitiría avanzar rápidamente con la recolección al menos hasta el 15 de octubre. Esto junto con buenos rindes reportados pone presión a los precios. Sin embargo venimos viendo como la demanda modera las bajas e incluso apoya las subas".

Para Alvarado Ledesma, "el ánimo, respecto de lo que fue en los últimos seis años, es muy superior. El negocio ha mejorado, va a haber mayor rotación por trigo y maíz. Hubo un pequeño declive en el ánimo con la negación a seguir cumpliendo con el plan de reducción de los derechos de exportación para la soja, pero sigue habiendo muy buen ánimo".

Mientras que la soja sigue pagando una alta tasa de exportación -del 30 por ciento del valor total-, el maíz y el trigo se vieron favorecidos por la eliminación de impuestos y restricciones a los embarques dispuesta por el presidente Mauricio Macri ni bien asumió en diciembre pasado.

La semana pasada Macri anunció que el Gobierno nacional dispondrá una reducción en las retenciones a las exportaciones de soja del 0,5% mensual, recién desde el 30 de enero de 2018 hasta el 31 de diciembre de 2019.

"La palabra es fundamental para un negocio de mediano y largo plazo, tener el horizonte claro. Aparentemente, se apresuraron (a prometer la eliminación de retenciones). Hubiera sido preferible no haberlo asegurado y hacerlo", dijo Alvarado Ledesma. "La producción iba a aumentar. Eso implica mayor inversión en el agro a través de la fertilización o la introducción de nuevas tecnologías, maquinarias y va a repercutir en los lugares que están más alejados de los puertos, porque en un plan de reintegros no es lo mismo que a uno le saquen y después le devuelvan".

Además, la Bolsa de Cereales estimó la producción de trigo de la temporada 2016/17 en 12,5 millones de toneladas, por encima de los 10,3 millones de la última campaña.

Dante Romano puntualizó que "el mercado sigue pujando entre la demanda activa a estos precios más bajos, y la entrada de una cosecha muy grande en EEUU. El análisis técnico están mostrando que en la puja de ambos elementos, se forjaron pisos en maíz y soja, y que esto ayuda al trigo a mejorar".

EL POTENCIAL DE LOS DERIVADOS

Argentina es líder mundial en la producción y exportación de derivados industriales de los granes, como harina de soja, aceite de la oleaginosa y biocombustibles.

El mes pasado, una corte de la Unión Europea emitió una serie de decisiones que anularon los aranceles por dumping que afectaban a exportadores de biodiésel de Argentina e Indonesia. De esta forma, a los productores locales de biocombustibles se les vuelve a abrir un mercado exportador de 2.000 millones de dólares.

"Nosotros estamos especializados en biodiesel y el hecho de que tengamos un diferencial en los derechos de exportación ayuda mucho a la industrialización de la soja. Ahí tiene un panorama muy bueno. En la medida que suba el precio del petróleo, como está pasando desde enero a la fecha en un 50%, el biodiesel se hace cada vez más negocio como sucedáneo de las naftas fósiles", dijo Alvarado Ledesma.

SEMINARIO EN LA UCEMA

"Precios de los granos: incógnitas y certezas para el futuro" es el título del Seminario que ofrecerá Manuel Alvarado Ledesma, que organiza la UCEMA (Universidad del CEMA), el día 14 de octubre próximo a las 12:30 horas en Córdoba 374 de la ciudad de Buenos Aires. Para la inscripción dirigirse a www.ucema.edu.ar, en la solapa "Seminarios". Se estima una duración de 90 minutos. Los temas serán: 1. El nuevo rumbo en perspectiva histórica. 2. La demanda y la oferta mundial. 3. ¿Y la Argentina?