China, en camino al liderazgo mundial del comercio

Infobae. 21 de mayo de 2017.

¿A quién se debería atribuir la frase "Debemos mantener nuestro compromiso con el desarrollo del libre mercado y de las inversiones, promoviendo la liberalización y la facilitación del comercio con la apertura y con el rechazo al proteccionismo"?. Probablemente, a un dirigente de un país con tradición en el libre comercio.

Pero no es así, porque el autor ha sido el presidente de China, Xi Jinping, líder de un partido que aún conserva la palabra comunista en su nombre. A diferencia de lo expresado por este mandatario, Donald Trump ha sostenido, en reiteradas ocasiones, que "la protección llevará mayor prosperidad y fortaleza". Y desde que asumiera la presidencia, ha venido concretando tal pensamiento.

Como se sabe, el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (liderado por EEUU) fue suscripto hace poco más de un año, en febrero de 2016. Y, al poco tiempo, Trump retiró a su país del acuerdo, el 23 de enero de 2017. Su posición se basa, más bien, en acuerdos bilaterales. Así, pretendería remplazar el multilateralismo con el bilateralismo, el liberalismo con el proteccionismo y la previsibilidad con la incertidumbre. Enfrentamos, entonces, el comienzo de una inquietante regresión en la historia del desarrollo global.

Aunque parezca fantasía, la realidad es que hoy el presidente de China se mueve como un dirigente global, al menos en términos de inversiones y comercio, en tanto que Trump tiende a la aislamiento bajo el chauvinista eslogan "América, primero".

Resulta más que curiosa la posición del mandatario conservador, pues EEUU es uno de los fundadores, y miembro, desde el 1 de enero de 1948, del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), convertido a partir de 1995 en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Mientras que el GATT era un sistema de reglas por naciones, la OMC es un organismo internacional que ha expandido su espectro desde el comercio de bienes hasta el de servicios y de los derechos de la propiedad intelectual.

La OMC nació para reducir progresivamente los obstáculos al comercio y para contribuir a que el comercio fluya con la mayor libertad posible. Desde el año de su creación, el volumen del comercio se ha incrementado dos veces y medio; y la participación del mundo en desarrollo en el comercio mundial ha subido del 27% a casi el 45%, en la actualidad.

El incremento del proteccionismo por parte de la primera potencia económica mundial genera una enorme oportunidad a China. Ahora se le abre el camino, para expandir su influencia no sólo en Asia, sino en el resto del mundo.

Según el Fondo Monetario Internacional, China ha tenido una participación del 39% durante el año 2106 en el crecimiento económico mundial, un aumento de 14,2 puntos porcentuales con respecto a 2015. Y se prepara para alcanzar la primera posición en el mundo en muchos ámbitos del quehacer no sólo económico sino también político y cultural.

Mientras que EEUU tiende a alejarse del predominio global, China se afirma en su derrotero para ejercer un liderazgo general e indiscutible en el plano comercial.

Prueba de todo ello, es la reciente iniciativa One Belt, One Road (Un cinto, una ruta). Se trata de un plan multimillonario dirigido a la generación de negocios para las paraestatales chinas, cuyo principal objetivo es expandir la influencia estratégica china en el mundo.