La política económica hoy es mucho más transparente

La Nación. 12 de marzo de 2017.

Roque Fernández

Ministro de 1996 a 1999

Edad: 69 años

Actividad: profesor en Ucema, consultor y empresario

Qué lee hoy: Cambiamos, de Hernán Iglesias Illia

La velocidad con que ocurren los cambios para darle sustentabilidad fiscal a la economía es uno de los puntos que pone en tela de debate el último ministro de Economía de la era menemista Roque Fernández. "Uno tiende a ser un poco crítico" respecto de ese punto, dijo. Respecto de la discusión sobre si hay que postergar las malas noticias, expresó: "En eso tiendo a ser más complaciente, porque creo que se vive otro clima respecto del que se vivía en la Argentina hasta fines de 2015; la gente puede hacer manifestaciones y protestar. El país ganó en institucionalidad y libertad; prefiero pagar un precio económico alto por la República, porque estuvo a punto de perderse. Si el costo económico fue alto, lo prefiero así".

En materia estrictamente económica, "sacando la demora en el avance de lo fiscal, creo que toda la política económica es mucho más transparente; de hecho hasta podemos criticar a partir de datos oficiales que son considerados fidedignos". En cuanto a la política monetaria, admitió su preocupación por el hecho de que "se haga tanto hincapié en el endeudamiento: sostener con deuda pública mecanismos muy largos de esterilización agravan la sustentabilidad fiscal que ya viene de hace bastante tiempo".

Fernández también calificó como "muy buena la contención a los grupos de presión, fundamentalmente en lo que se refiere a los reclamos gremiales, porque desde la CGT se presiona por aumentos de salarios que repercutirán en una mayor inflación". En particular, consideró que "también están aquellos que reclaman mayor gasto público como los docentes, al querer involucrar al Estado nacional cuando la solución depende en realidad originalmente de las provincias y el Gobierno tiene sensatez en ese sentido".

Cuando Fernández refleja más dudas es al hablar de la reactivación. "Está vinculada al panorama fiscal que estamos viendo. Si tenemos un sistema que grava fuertemente el ahorro porque se interpreta que el capital es maligno, hay una señal confusa, no tanto del Gobierno como del Congreso. Y la otra cuestión es que hay que revisar integralmente el costo argentino, porque la fuerte tributación de las empresas es una gran distorsión que juega en contra de la recuperación económica. Y no hay un panorama claro para revertirlo." En sintonía con los otros ex ministros entrevistados, Fernández consideró que el esquema de poder ministerial no es eficiente, aunque afirmó que la figura fuerte en materia económica podría ejercerla el jefe de Gabinete.