Miami encuentra su lugar

La Nación. 23 de diciembre de 2017.

Tras 28 años viviendo en Miami, y dedicándome a la actividad de inversiones inmobiliarias y turismo, en una ciudad que ha hecho de estas dos actividades la base de su economía, junto con los negocios internacionales y las finanzas, puedo decirles que así como en 1989 Miami era poco más que un pueblo, hoy se ha convertido en una metrópoli de proyección internacional.

Es muy reconfortante sentirse parte de este crecimiento y ver como día a día la ciudad se expande en forma multidimensional. Pasó de ser una ciudad donde algunos de sus hoteles solo abrían en invierno a encontrarnos hoy con una hotelería pujante que no descansa, y donde las temporadas altas y bajas se confunden en una sola, dado el alto nivel de ocupación anual.

Las inversiones inmobiliarias juegan un papel fundamental en este crecimiento. El surgimiento de nuevas ciudades, como por ejemplo Sunny Isles Beach, Aventura, Doral y Key Biscayne hace más de 20 años atrás trajo consigo el cambio de zonificación y, con ello, la aparición de edificios de más de 50 pisos donde anteriormente había moteles de nos mas de tres pisos.

Para quienes están pensando en invertir en la zona, es importante que sepan que la ciudad inició, en años recientes, una nueva etapa de crecimiento que se ve reflejado hacia la zona sur del condado Miami-Dade. La ampliación de la autopista Florida Turnpike así como de la calle Krome al oeste del condado, y casi en el límite con los everglades, hace que familias se muden a nuevas áreas, que adquieren desarrollo en cuanto a su infraestructura manifestada en nuevas escuelas, centros comerciales y oficinas.

Datos de este tipo permiten tomar decisiones con ventaja competitiva ya que, en una ciudad que sigue creciendo, el inversor debe saber dónde ese crecimiento tiene mayor oportunidad.