Premio CARRERAS CREATIVAS 2016 Marcia Schvartz

“Es importante saber lo que se quiere y no dejarse llevar por temas del mercado. Si bien no será sencillo obtener una aceptación comercial, más adelante seguro la obra cobrará valor”.

El 17 de agosto la artista plástica Marcia Schvartz recibió el Premio Carreras Creativas 2016, que entrega anualmente el Centro de Economía de la Creatividad de la UCEMA para aprender sobre el proceso creativo y de innovación a partir de la trayectoria de grandes artistas. Esta distinción reconoce su producción, enmarcada en obras que reflejan el contexto social de Argentina, por medio de personajes que caracterizan situaciones populares. Se destacan series de paisajes, cactus, retratos de amigos y conocidos, camiones, todos referidos a las experiencias en los diferentes viajes y lugares donde vivió la artista.
Tras las palabras de apertura del Dr. Julio Elías, Director de la Maestría en Economía de la Universidad, y el cálido aplauso en memoria de Nicolás García Uriburu y Gyula Kosice, respectivos Premios Creativas 2010 y 2012, Marcia brindó una conferencia junto con Guadalupe Fernández, artista plástica y profesora de pintura, para presentar sus obras.

¿Qué nos compartió Marcia?

“Empecé a trabajar con retrato porque sentí que me faltaba mucho dibujo. Entonces comencé a retratar amistades. Empecé con pastel tiza y luego pasé a pastel óleo. A toda la gente que conocía le decía ´vení que te hago un retrato´”. Comenzó a hacer retratos en tamaños grandes, lo que la caracterizó durante su carrera. Incluso hoy día hay personas que todavía la asocian con este tipo de trabajos. Marcia asegura que diferentes pintores comenzaron a valorar sus cuadros años después de realizar esta serie.

Un aspecto a resaltar es que pedía a amigos o conocidos que fueran sus modelos, ya que prefería esto antes que contratar a profesionales. “Las chicas” (1987) es el retrato de dos amigas. Podía trabajar 10 horas seguidas, ese era el nivel de intensidad de esos tiempos. “Eran mis amigos. Exigía mucho tiempo a quienes pintaba”.

“Hago cosas paralelamente. Como vieron, la cerámica con el caracol, figuras como el agua, ninfas. Figuras de la noche. Luego todos estos experimentos que hago se condensen en otra serie. Son como apariciones”.

“No importa si las normas no son respetadas (…) hay que tratar de ser más libre en el uso del espacio”. Así concibió a su obra “Claudia con K” (1989), en la que el tablero terminó siendo parte de ella sin pensarlo. Por ello, Marcia resaltó al auditorio: “si lo necesito, lo utilizo, todo artista tiene la oportunidad de tomarse las libertades que desea a la hora de pintar. El material no es un límite”.

“Lo más importante es el momento de hacer el cuadro, antes que planearlo, porque en ocasiones mientras vas trabajando se te van ocurriendo otras ideas para plasmar, pero que no pueden incluirse en la pintura actual, sino en una nueva”. Por ejemplo, en la pintura “¿Dónde estás ahorita? ¿Descansas?” (1991), sin planearlo apareció una mujer. “Si estas pintando y tenés una visión, está en vos aprovecharla o dejarla pasar. Estas son decisiones a tomar en el momento. Tené presente siempre la intuición y sacale provecho”.

“La serie de cactus fue todo un hit comercial. Comencé a trabajar los marcos en cactus. Pinté un cactus pero también el material con el que enmarqué era de madera de cactus. Me llamó la atención que cuando expusimos esta obra en el Museo de Arte Moderno, llamado Sangre Italiana, todos decían: `qué trabajo haber hecho esos agujeros en la madera´. Yo pensaba, increíble que nunca hayan visto madera de un cactus. Ahí te vas dando cuenta la falta de cerrazón visual”.

“Soy de ir y venir con las técnicas, a algunas les hago cambios. En esta oportunidad retomé el trabajo con collage. ´Con música de Tito Rodríguez´ (1982), el colectivero, es una pintura que tiene cosas relacionadas con el sujeto como una estampita de las Malvinas, un chupete”.