Los sueldos de ejecutivos perdieron más con la inflación que el promedio del mercado

Centro de Economía Aplicada

BAE Negocios. 17 de mayo de 2019.

El año pasado, el salario real se vio fuertemente impactado por la coyuntura económica y el poder adquisitivo de los altos ejecutivos también se resintió.

De acuerdo a la Top Executive Survey, llevada a cabo por la consultora Mercer, el mercado general perdió casi 15 puntos en relación a la inflación, que alcanzó el 47,6%, mientras que en el mundo de los ejecutivos, la pérdida fue aún mayor, unos 16,6 puntos.

Esto se debió, fundamentalmente, a que las compañías no han diferenciado incrementos para mitigar el impacto en la compensación de los ejecutivos, sino que, por el contrario, han tratado de priorizar los incrementos del personal en general, aunque esto pudiera perjudicar un poco más a los altos mandos.

Comparando las casas matrices con las subsidiarias de las multinacionales, a igual función, en promedio, en el sueldo base los headquarters pagan 29% más que las filiales. "El mercado está reconociendo que un ejecutivo de la casa matriz de una empresa nacional tiene que tomar decisiones sobre gran cantidad de variables que a su par de una subsidiaria le vienen resueltas de su casa matriz", expone Ivana Thornton, Directora del Negocio de Career.

En cuanto al pago de bonos, las diferencias entre sedes centrales y subsidiarias también se pone en evidencia. Los CEOs de las filiales reciben un bono de corto plazo de 4,3 salarios mensuales, mientras que sus pares de casas matrices reciben uno de 8,5 salarios mensuales. Esto, una vez más, refleja la diferencia en responsabilidad que implica delinear una política -como es el caso del corporativo- versus la aplicación local de una estrategia ya definida.

Si bien, a lo largo de los años, la prevalencia de incentivos de largo plazo se ha ido incrementando, aun hoy, este elemento sigue pesando menos en el paquete de compensación de un ejecutivo que el bono de largo plazo.

Según este relevamiento, la mayoría (71%) de las empresas no hizo nada para paliar la compleja coyuntura. En el 26% de los casos se incorporaron instancias adicionales de revisión salarial; en 3% se dolarizó el bono corto plazo en forma total y en otro 3% en forma parcial.

De las 461 personas consultadas solo el 11% son mujeres y en las posiciones de CEO no hay ninguna ejecutiva. Las áreas donde más mujeres se encuentran, aunque siguen siendo mayoría los hombres, es en Comunicación y Asuntos corporativos (25%), Legales (25%), Marketing (28%) y Compliance (30%).

Una tendencia que comienza a desprenderse es que comienzan a aparecer miembros de la generación Y en puestos ejecutivos (5%). En el rango de los Baby Boomer el 41% son CEOs y 28% son directores. Mientras que, en el caso de la Generación X los CEOs son 59% y 67% directores.

Gastos cada vez más altos 

La inflación en la Canasta del Profesional Ejecutivo (CPE) que regularmente mide el Centro de Economía Aplicada (CEA) de la Universidad del CEMA, fue de 2,7% en febrero de 2019.

Este indicador acumuló una suba interanual de 49,1% respecto de febrero de 2018. Y en los primeros dos meses de este año, la suba en el índice fue 6,5 por ciento.

La CPE evalúa el costo de una canasta de consumo representativa para el grupo familiar de un profesional ejecutivo, residente en el área metropolitana del Gran Buenos Aires, cuyo nivel mensual de gasto llegó a $175.280 en febrero de 2019.

Persona
CEA | Centro de Economía Aplicada

Proximos Seminarios

Publicaciones

Programas relacionados