PyMES: cómo será la hoja de ruta para el 2022

Por Mauricio Rampone

A 24 10 de septiembre de 2021

Llegamos al último cuatrimestre del año, después de 18 meses de pandemia, y resulta muy importante despejarnos de la rutina para pensar, reflexionar y proyectar lo que sucederá en 2022. Cuáles son los 3 aspectos clave a tener en cuenta.

Como lo que acontece en el entorno influye en el porvenir de nuestros negocios, todos los empresarios Pymes deben hacerse el tiempo para repensar su estrategia según van evolucionando diversas variables. ¿Cuáles son las más relevantes? ¿Qué se espera para 2022?

Como ya se dará cuenta, nos vamos a concentrar en 3 cuestiones transversales a cualquier negocio :

1. Capital de trabajo y acceso al financiamiento

En función de reducir la inflación , todo indica que habría un endurecimiento en el frente monetario para 2022.

Es probable que el combo incluya la suba de tasas de interés , razón por la que habrá que estar muy atento a los plazos de cobro y la morosidad de nuestra cartera, para evitar descalces.

En ese marco, será fundamental una buena planificación financiera de corto y mediano plazo . Es que, en un contexto de suba de tasas, cada día de “numerales” cuenta.

Las líneas de crédito subsidiadas para PyMES van a continuar, pero con volúmenes acotados. Será relevante tener líneas y calificación con algunos bancos públicos y privados.

Recordemos que para acceder a líneas subsidiadas son necesarias, en casi todos los casos, garantías o avales , por lo que mejorar nuestro perfil crediticio es una condición sine qua non para mejorar las posibilidades de financiamiento.

A su vez, por un lado, es recomendable explorar opciones de financiamiento en el mercado de capitales , y por otro, conectar con asociaciones y cámaras empresarias de PyMES para buscar asesoramiento en estos temas.

Lo cierto es que hoy siguen líneas en pesos con tasas por debajo de la inflación y la devaluación esperada para los próximos 12 meses.

En relación a este fenómeno, desde el CDPymes de UCEMA no creemos se produce un ajuste brusco, sino, ajustes graduales mes a mes.

2. Carga impositiva

No vamos a insistir sobre la enorme carga fiscal que recae sobre los contribuyentes. Tampoco sobre la carga administrativa, que se manifiesta en presentaciones, declaraciones juradas y demás. Es un tema sabido. Y, en nuestra opinión, no hay posibilidad de reducción de tales cargas en el corto plazo.

Habiendo dicho esto, sí creemos que los empresarios Pymes deberían estar atentos a:

  • Evitar créditos fiscales expuestos a la inflación mediante la proyección de posiciones de caja que mencionábamos anteriormente y mediante la tramitación de certificados de no retención, de no percepción, de adhesión a regímenes simplificados y de reducción de anticipos.

  • La probabilidad de una nueva moratoria general en los próximos 12 meses.

  • El problema de la generalización del Impuesto a los Ingresos Brutos por las ventas digitales.

  • Optimizar la carga del Impuesto a las Ganancias entre la Sociedad y sus Socios/Directores: recordar que desde abril rige un cambio en las alícuotas aplicables a las Personas Jurídicas y a las Personas Humanas empleadas en relación de dependencia.

  • Aprovechar las opciones que la ley permite para incrementar las deducciones en el impuesto a las Ganancias.

El rol de las Cámaras y asociaciones toma protagonismo para brindar soluciones y asesoramiento sobre estos y otros temas a los empresarios PyMES.

3. Cuestiones laborales

Un aspecto donde no se vislumbra flexibilización de la normativa es en las relaciones laborales.

Nuestra estimación es que la restricción que prohíbe los despidos hasta el 31/12/21 será nuevamente prorrogada (por séptima vez). Y, aún cuando no fuera así, seguramente seguirá vigente la doble indemnización para despidos sin causa.

Además, en la medida que continúe la pandemia, se mantendrán los sobrecostos derivados de protocolos sanitarios, trabajo remoto para personal de riesgo y ausentismo.

Respecto de la evolución de los salarios, en lo que queda del año y el 1er trimestre del 2022, continuarán los ajustes a Convenios Colectivos de Trabajo de tal manera de terminar el año con ajustes reales (sobre la inflación) en el orden del 5%, según sectores. De igual manera ocurrirá con el salario mínimo.

Por todo esto, los empresarios PyMES serán muy cautos a la hora de incorporar nuevo personal.

Como novedad, cobran fuerza ciertos proyectos para modificar el actual régimen indemnizatorio para PyMES . Inclusive, cuentan con el visto bueno de algunos gremios. Somos optimistas respecto que puedan transformarse en leyes.

Persona
Mauricio Rampone

Publicaciones

Programas relacionados

Destacados

Un gran número de empresas no consigue los trabajadores que demandan, y paralelamente muchos trabajadores no encuentran empleo. En un contexto donde el trabajo no abunda, donde...

En un contexto donde desde 2018 hasta marzo 2021 se han perdido casi 550.000 puestos de trabajo formales, la generación de empleo es uno de los principales desafíos de la...

La Pandemia ha acelerado las ventas de productos y servicios por internet planteando un desafío para las Pymes, el de adaptarse rápidamente para aprovechar esta oportunidad y...

Los impuestos, tasas y contribuciones sobre los resultados de las Pymes constituyen uno de los principales rubros de costos y muchas veces tornan inviable los negocios.

...

Con el contexto electoral como trasfondo, un debate con referentes del sector empresario y económico para entender la actualidad y perspectivas de la economía y cómo afectarán...

¿Cómo evitar el Pymecidio?

Expone:...

La irrupción de la Pandemia y la aceleración del proceso de digitalización modificaron hábitos de consumo y también generaron cambios en las formas de relacionarse de las...