El e-commerce no para de crecer en América Latina

Por Juan Pablo Rodríguez

Ámbito. 10 de Septiembre 2019

El e-commerce crece en América Latina a paso sostenido, y es una gran oportunidad ya que todavía representa solo el 4.2% de la industria minorista de nuestra región según un estudio de emarketer. A medida que más usuarios se conectan, gracias a la adopción de dispositivos móviles, más de un tercio de la población de la región realizará una compra digital durante el 2019. El aumento del e-commerce se calcula en 21,3% hasta $71.340 millones de dólares para el presente año.

Entusiasmados por este fenómeno, miles de usuarios se lanzan a experimentar sus primeras ventas utilizando algún marketplace (sitios que relacionan vendedores con compradores) porque supone el modo más sencillo para comenzar a experimentar con el electrónico. Mercado Libre, Amazon, eBay, Alibaba, Americanas (B2W en Brasil), son ejemplos de grandes marketplaces donde distintos vendedores pueden ofrecer sus productos a millones de usuarios.

Empezar en un marketplace suele ser el proceso más simple para arrancar en el e-commerce, debido a su facilidad de uso, a la solución de cobro a través de la plataforma, a la garantía de devolución en caso de problemas, y a la simplificación logística que brindan los principales jugadores. Según el ranking elaborado por ComScore en mayo del año pasado Mercado Libre tenía 56,3 millones de visitas, versus 22,4 millones de Amazon, 16,1 de B2W (Americanas y Submarino), 11,8 de Alibaba y 9,5 de eBay. Las estadísticas actuales demuestran que Merado Libre es el primer marketplace en visitas de toda la región e incluso en nuestro país es el tercer sitio más visitados solo después de Google y Youtube. (Fuente Alexa).

La estrategia de Mercado Libre de ofrecer un ecosistema de soluciones para sus usuarios ha potenciado la utilización de la plataforma en la región, y Mercado Pago ya compite como Fintech y representa un modelo disruptivo ante el mundo financiero tradicional. Además, la evolución de Mercado Envíos simplifica la operación de entrega de los vendedores habituales, e incluso el servicio Full brinda una solución de FullFillment (termino que se utiliza para definir el proceso de recepción, empaquetado y envió de mercancías). A nivel mundial Amazon evolucionó en sus mercados de otra manera. Entendiendo que el uso de las tarjetas de crédito y débito estaba estandarizado; trabajó muy fuerte en la logística abriendo cientos de centros de Fullfillment (hoy tiene más de 175) buscando estar cerca de los consumidores, para poder entregar millones de productos en 24 o 48 hs. y está creciendo fuerte en cadenas de retail con productos frescos.

El esquema de costos es similar en casi todos los marketplace. El vendedor paga una comisión por cada transacción, que crece a medida que utiliza más servicios (pagos, logística, etc.). Sin embargo esta comisión representa un costo mucho menor respecto de afrontar los correspondientes a los sitios de venta y la estructura necesaria para llegar a semejante cantidad de consumidores. Esto es ideal para todas las transacciones con clientes finales (B2C) en donde el tamaño del producto no sobrepase ciertas dimensiones o pesos. Sin embargo, al pasarnos de este límite Mercado Envíos no puede intervenir en las entregas, y recae en el vendedor la gestión logística coordinando en forma directa con el comprador el método y costo de la entrega. Además, los marketplace de la región no están pensados para transacciones entre empresas (B2B). Solo Alibaba tiene previsto el intercambio entre empresas pero está focalizada principalmente en vendedores del mercado asiático que buscan colocar millones de productos en todo el mundo.

En un escenario en donde el comercio electrónico se convertirá en el mayor retailer del mundo en 2021, y en el canal minorista de más rápido crecimiento hasta 2022 (según Euromonitor International), ir redireccionando las estrategias comerciales es imprescindible. Difícilmente las empresas tradicionales puedan prosperar sin encarar las transformaciones internas necesarias para atender el mercado online. Readecuar la forma de comunicar nuestros productos o servicios, utilizar el marketing digital para llegar a los potenciales compradores, adaptar la logística eligiendo un socio estratégico que nos permita asegurar el stock, el armado de los pedidos y la efectividad y trazabilidad de las entregas será cada vez más importante.

El desafío ya no es la necesidad de adaptarse, sino que tan rápido los diferentes actores, desde la comercialización hasta la logística, estarán listos para cumplir las expectativas de un nuevo consumidor que ya se digitalizó. Hay una nueva revolución que ya está en marcha, que implica la digitalización y automatización de las grandes cadenas de valor y el supply chain internacional, que podremos abordar en otra oportunidad.

Las opiniones expresadas son personales y no necesariamente representan la opinión de la UCEMA.

(*) Contador Público y docente de la Universidad del CEMA.

Persona
Juan Pablo Rodríguez