Criptomonedas: entre el boom y las dudas

Por Federico Vacalebre

Ámbito 31 de julio de 2021

Las principales criptomonedas cayeron entre 47% y 69%, desde sus máximos de 2021. Hoy la tendencia de Bitcoin no está del lado de los inversores, se duda sobre el respaldo en dólares de Tether y algunos hablan de la presencia de un "cisne negro".

Actualmente Bitcoin y las criptomonedas en general, están mostrando una tendencia a la baja. Siendo que probabilísticamente muchos traders siguen las tendencias para jugar a favor de la misma y terminar (tarde o temprano) ganando, hoy es vital analizar y entender dónde estamos. Asimismo, y saliendo de la disyuntiva sobre si las cripto están baratas y conviene comprar o no (especulando con que podrían seguir cayendo en algún momento), lo cierto es que, pensando en tendencias y comportamientos, las principales criptomonedas cayeron entre 47% y 69%. Bitcoin (BTC), con un Market Cap de u$s 640.000 millones, experimentó una caída del 47% desde sus máximos 2021 y, en el caso de Ripple (XRP), con u$s 28.000 millones, cayó un 69%. Por su parte, Ethereum (ETH), Binance Coin (BNB) y Cardano (ADA), con un Market Cap de u$s 250.000 millones, u$s 50.000 millones y u$s 39.000 millones, cayeron 51%, 57% y 50%, respectivamente, desde sus máximos en este año.

Operar según la tendencia (comprando lo que sube o vendiendo lo que baja, mediante el análisis de medias móviles u otros métodos que nos den una indicación probabilística), si bien no da una certeza de éxito, lo que tendremos es una ventaja en términos probabilísticos y una orientación mucho más clara de cara al futuro sobre lo que puede pasar. Esto es beneficioso a largo plazo. Lo importante es poder cuantificar cuánto y cuándo se gana y cuándo se pierde, cuánto se pierde.

A raíz de esto, lo importante en cualquier inversión financiera, es saber de antemano cuál es la pérdida máxima que uno está dispuesto a asumir en caso de que la operación no salga como se esperaba. Hoy la tendencia de Bitcoin no está del lado de los inversores y hay que ver cuánto están dispuestos a perder en caso de que siga bajando. Considerando que si se cae o si explota nuevamente Bitcoin las demás criptomonedas siguen el mismo rumbo, es importante señalar que en la mayor parte de los últimos meses ha operado en el rango de los u$s 30.000. Esto nos da la premisa de que si Bitcoin pierde en algún momento este piso, podría existir una fuerte aceleración a la baja y, con ello, arrastrar todas las otras monedas. Si Bitcoin supera los u$s 40.000 y comienza a apuntar a los máximos históricos, recuperando el terreno perdido, recién allí habrá que pensar en comprar.

Otro tema a considerar, son las stablecoins. ¿Qué son? Sencillamente, son un activo digital, cuyo valor está vinculado al de otro activo, por lo que se consideran intrínsecamente estables al estar respaldados (collateralized). Las principales stablecoins tienen un valor de mercado superior a los u$s 100.000 millones, siendo la más popular Tether que mantiene una relación 1 a 1 con el dólar. Cada Tether emitido tiene respaldo en dólares y equivalentes. Y justamente el problema es que esos equivalentes podrían valer menos que un dólar. Por lo que es vital preguntarse contra qué están “respaldadas” las stablecoins. Al margen de esto, Tether es el principal vehículo utilizado para comprar todas las criptomonedas. De lo que se desprende, las consecuencias lógicas si esta convertibilidad es vulnerada. Según estimaciones, el 60% de las transacciones de Bitcoin pasan primero por Tether (USDT).

Con una capitalización bursátil de u$s 62.000 millones, la empresa que emite los USDT asegura que está comprometida con mantener en su balance la misma cantidad de dólares en reserva contra la emisión. Aunque según una indagación de la Fiscal General de Nueva York, se demostró que no fue siempre de este modo y, en efecto, la empresa fue suspendida y tuvo que pagar multas por 18,5 millones de dólares. Concretamente, más del 75% de las reservas son “Dinero cash y equivalentes” y el resto se divide en préstamos, bonos corporativos, metales preciosos y otras inversiones. Y sobre el total de “efectivo y equivalentes”, la gran mayoría se compone de préstamos corporativos de corto plazo y depósitos fiduciarios. Y el dinero en efectivo es sólo el 3,87%. O sea, que de las reservas totales solo un 2,94% es efectivo.

En síntesis, parafraseando a Nassim Taleb, muchos creen que estamos ante la presencia de un cisne negro. La confianza (o la ignorancia depende de cómo se lo mire) es lo que hace de sostén en estos días. Dada la evidencia, un Tether estaría muy lejos de ser convertible a un dólar y esto podría generar un efecto en cadena. Y, más allá de las stablecoins en sí, como regla general de inversión, salir a comprar un activo a la baja es como salir a atajar cuchillos con la mano.

Profesor de la Universidad del CEMA

Persona
Federico Vacalebre

Publicaciones

Programas relacionados