Habrá problemas con Brasil

Alejandro Corbacho / UCEMA

Por Alejandro Corbacho

Revista Apertura Nº311. Noviembre 2019

El politólogo Alejandro Corbacho, director del Observatorio de Política Exterior de la UCEMA, prevé que los roces que ya asomaron entre el nuevo gobierno y el Brasil de Jair Bolsonaro continuarán: “No están sentadas las bases de una relación honesta y pragmática”.

A partir de los indicios que hay, ¿cuál cree que será la orientación en política exterior del nuevo gobierno?

En lo regional, volveremos a las viejas raíces, un rechazo a las influencias externas. Va a buscar reconstruir un grupo de países no alineados y recrear la Unasur. Desde la óptica del kirchnerismo, el proceso de Macri y la reinserción de la Argentina en el mundo son vistos como una anomalía. Ahora volverán a retomar el camino. Los veo más abiertos a alternativas como China y Rusia y, por supuesto, anti Israel. Hay que pensar en qué términos va a diseñar el gobierno la política de Israel si apoya las políticas de Palestina y de Irán.

¿Alberto Fernández seguirá la línea del Kirchnerismo o buscará la propia?

Hay una tensión inherente entre Alberto y Cristina que vamos a ver si se resuelve.  No es cierto cuando Alberto dice que él y Cristina son lo mismo. Alberto tiene voluntad propia, pero depende de cómo sea el reparto en la coalición del gobierno.

El canciller dará un indicio.

Es importante, pero más lo es la actitud del Jefe de Estado. Cristina manejaba las relaciones exteriores. Macri igual. La cancillería instrumenta los grandes temas en la cabeza del Ejecutivo.

¿Cómo se parará en la región y frente a Brasil, con quien tuvo choques?

México es una zona a navegar. Pero (Andrés Manuel) López Obrador, por ejemplo, habla mal de EE.UU pero no confronta, hace lo que ellos quieren. Nuestra relación con EE.UU no es la de México, corremos otros riesgos. El caso de Brasil es complejo. Bolsonaro no toleró lo que – según mi opinión- fue meterse en los asuntos internos, cuando Alberto dijo “Lula libre”. Alberto le hablo a la tribuna interna. Con Venezuela lo mismo: ¿Es lo conveniente? No, le va a generar problemas.  Con Brasil lo veo difícil porque no están sentadas las bases de una relación pragmática, honesta. Si Alberto tiene la obligación de hablar en favor de Lula, cada opinión es un problema, porque Lula está preso por instituciones legítimas.

¿Frente a los EE.UU y China está obligado a mantener  un equilibrio?

El gobierno de Macri ajustó una sintonía fina, lo que no es poco.  El gobierno de Cristina entendía que mejorar la relación con China suponía pelearse con China. En la región, EE.UU tiene dos temas: el narcotráfico y Venezuela. No podemos mantenernos neutrales en todo. Lo que no hay que hacer es meternos en los asuntos estratégicos de China y EE.UU. Cuando la Argentina aceptó la base de china en Neuquén (durante el Kirchnerismo) nos metimos. Aunque digan que no, es una estación de rastreo satelital. Hay una batalla muy fuerte sobre cómo se plantea una guerra (entre las dos potencias), si hubiera. China quiere cegar a los EE.UU, eliminar sus satélites. Pero bueno, se hizo, ya está.

Persona
Alejandro Corbacho

Proximos Seminarios

Publicaciones

Programas relacionados