Protocolos, etapas y mix con lo virtual: cómo será la vuelta trabajo

Fernando troilo

Mención a Fernando Troilo

Clarín 14 de Noviembre de 2020

Las condiciones sanitarias imponen un ritmo pausado y controles estrictos a la vuelta de los trabajadores a los espacios compartidos. Las empresas aseguran que no se volverá al trabajo 100% presencial.

La progresiva apertura de actividades económicas y el paso del aislamiento al distanciamiento social en el AMBA abren posibilidades al regreso a los espacios laborales de un número cada vez mayor de trabajadores.

Sin embargo, las empresas no tienen en la mira una vuelta del 100% de los empleados al esquema "de lunes a viernes". En un proceso que avanza por etapas al ritmo de la situación sanitaria, la vuelta a los  trabajos será progresiva y se combinará con lo virtual. Este mix entre home office y trabajo presencial es visto como definitivo por las empresas, aún en un escenario "pos-vacunas".

Las organizaciones imaginan un "futuro híbrido", según una encuesta entre 70 directores de RR.HH. de Microsoft Argentina y la Universidad de San Andrés. La mayoría de los consultados dijo que está planificando "entre dos y tres días de trabajo remoto por semana" y que "se están reacondicionando los espacios o desprendiéndose de oficinas para acomodarse a esta realidad donde habrá menos puestos personalizados", asegura el estudio.

Del lado de los empleados, un 92% prefiere modalidades de trabajo que no sean 100% teletrabajo o presencial, sino que combinen algunos días de trabajo desde sus hogares con otros desde las oficinas, de acuerdo a una encuesta online realizada por la Universidad del CEMA entre agosto y septiembre, que abarcó a 871 personas mayores de 18 años que actualmente teletrabajan.

Del lado de las empresas, "un 25% estima lograr una reducción de al menos el 10% en sus gastos, producto de la modalidad de trabajo remoto", según un informe de esa misma universidad en conjunto con Deloitte y Santander Argentina, sobre la situación de las empresas en contexto de pandemia.

Más allá de los beneficios que puedan reportar las modalidades laborales a distancia a unos y otras, el regreso de los empleados a las oficinas en forma masiva implica una necesaria adecuación de los espacios físicos para que cuenten con las condiciones sanitarias (como ventilación e higiene) y para que se mantenga la distancia social en todo momento.

Pero según el informe "Hacia una economía de baja proximidad física", elaborado por el CIPPEC con el apoyo de la Cámara Argentina de Agencias Privadas de Empleo (CAPE), en la Argentina, el 86% de los empleados trabaja “relativamente cerca” de otras personas (por ejemplo, en una oficina compartida), mientras que más de 2,3 millones de trabajadores (casi un 14%) lo hacen a un brazo de distancia o menos.

Por otra parte, el 10% está expuesto a malas condiciones sanitarias en su lugar de trabajo. Además, 2 de cada 10 personas ocupadas trabajaban en contextos de mala ventilación o en espacios reducidos. "Esta medida combinada de riesgo tiene mayor incidencia (mayor al 20%) en sectores como transporte y almacenamiento, electricidad, gas y agua, enseñanza, salud, administración pública, y hoteles y restaurantes", señala el informe.

El transporte es otra cuestión clave. El informe de CIPPEC y CAPE muestra que, antes de la pandemia, un 31% del total de trabajadores (unas 5,2 millones de personas) utilizaba algún medio de transporte público para concurrir al trabajo. Con independencia de si cuentan o no con permiso para utilizar este tipo de transporte, los trabajadores lo perciben como un riesgo muy alto.

Según una encuesta de Opinaia y Ualabee, el 44% de las 2.000 personas que consultaron tiene miedo al contagio en el transporte público. 

"La gente todavía tiene miedo de contagiarse de COVID-19 en los ámbitos laborales y también, temor de tomar el transporte público. La modalidad de trabajo presencial es un riesgo muy alto para quienes tienen responsabilidades familiares por hijos o bien como cuidadores de adultos mayores, que son los más vulnerables en esta pandemia", advierte Sara Mendoza Figueroa, gerente de Marketing de VISMA Latinoamérica, empresa especializada en software para recursos humanos.

Por el momento, las compañías que ya ofrecían servicios de transporte a plantas modificaron frecuencias y recorridos para garantizar la distancia social requerida en los vehículos compartidos. Otras tuvieron que incorporar servicio de transporte para sus empleados y muchas planifican ir hacia modelos de carpooling (autos compartidos).

El blend con lo virtual más la flexibilización y gestión de los horarios de ingreso y salida del trabajo también ayudan a descomprimir la aglomeración de personas en el transporte público.

Paso a paso

La vuelta a las oficinas fue el tema central de una mesa redonda organizada por la consultora Muchnik en la que participaron ocho empresas que coincidieron en plantear esquemas progresivos de regreso al trabajo y modelos pospandemia que combinan lo virtual y lo presencial.

"Los próximos meses, si bien vamos a mirar lo que hace el mercado, también vamos a escuchar a nuestra gente, con una encuesta individual sobre cómo quieren volver", contó Marcelo Figueroa, gerente de Operaciones de RR.HH. de Whirlpool. "Más allá de cuestiones de infraestructura, tenemos preparado un programa de carpooling para cuando sea el momento adecuado. Otra cosa que vamos a implementar, y que ya se está testeando, es una app, un sistema para reservar el lugar de trabajo dentro de la oficina", agregó. Además, el regreso será por grupos de trabajo, "no todos juntos vamos a estar en el mismo lugar".

Algo parecido describió Ezequiel Pollitzer, gerente de Servicios al personal del Grupo San Cristóbal: "Vemos en un futuro pospandemia un esquema mixto, porque vemos valor en lo presencial y en lo virtual". En lo inmediato, están trabajando en una etapa de transición para empezar a volver.

"Si estamos asumiendo que los espacios se van a reducir un 50%, entonces no vamos a poder ir todos al mismo tiempo a las oficinas porque vamos a respetar el distanciamiento. Estamos adecuando nuestras oficinas para ese distanciamiento, y también estamos probando una app que le va a exigir registrarse para ver cuándo ir y cuánto espacio se va a usar, de manera tal que bloquee la disponibilidad cuando ya esté ocupada la superficie disponible", comentó. "Además, estamos trabajando para proveer sillas a los empleados en home office, pero somos 1.900 personas distribuidas y tenemos un camino por recorrer. Buscamos que las condiciones del teletrabajo estén dadas, con la infraestructura correspondiente", señaló Pollitzer.

Mario Falguieres, director de Recursos Humanos de Blue Star Group (Todomoda e Isadora), aseguró que ya tienen planteado que "el lugar físico va a ser un lugar de encuentro, no de oficina permanente". En cuanto a los locales de venta, "hemos tenido una transformación terrible: el canal digital hoy se transformó en la tienda número uno. La tienda física va a seguir existiendo, pero la centralidad no va a estar ahí: va a ser una tienda más de experiencia, y tal vez la compra se concreta en otro lugar", aseguró. 

"La forma de organización del trabajo pospandemia será diferente según la industria", dijo, por su parte, Alejandro Zecler, director regional de Desarrollo de Negocios de Zetech, una empresa que desarrolla soluciones tecnológicas para la gestión de documentos. "En nuestro caso, el gran desafío es cómo crear cultura porque, por ejemplo, en pandemia hemos contratado más de 10 personas con quienes, si no son de nuestra área, no tenemos ningún contacto más allá de eventos. Yo creo que los cruzo en la calle y no los saludo, y para mí eso es algo muy fuerte".

Por su parte, Susana Bergero, COO de Naranja, describió la situación actual: "todo lo que es oficinas, es 100% home office. Todos los contact centers están trabajando desde la casa. En las sucursales o casas, hay un gran cambio en el comportamiento de los clientes, cuyo flujo migró hacia los canales digitales. Entonces, lo que tenemos hoy es el equipo dividido en dos grupos, algunos hacen home office la mitad del mes, otros hacen presencial. En temporada de vencimiento, hay un 60% de los equipos atendiendo a los clientes y el resto va haciendo home office a pesar de ser colaboradores en sucursal".

En este caso, la situación no variará mucho: "nosotros ya habíamos empezado un proceso de transformación de modelo de trabajo y del modelo de solución a los clientes, y el Covid aceleró el proceso", aseguró Bergero.

"En nuestro caso, al ser una empresa digital, el 100% de la compañía está trabajando desde la casa", contó Alexix Picón, COO de Ualabee, una plataforma que ofrece soluciones para usar el transporte público. "Frecuentamos una vez o dos veces a la semana la oficina para tener algunas reuniones importantes o con equipos. En la medida en que se pueda, también dejamos esa puerta abierta respetando ciertos protocolos y damos ese espacio para los que necesiten salir de la casa y respirar otro aire o trabajar en otro formato". 

Según Carlos Spontón, director del Observatorio de Tendencias de la Universidad Siglo 21, en este regreso "las personas van a exigir más a la empresa en lo que refiere a salud mental. Antes se hablaba mucho de clima y ahora se va a hablar de salud mental, de cómo cuidamos a nuestra gente. Y cómo cuidamos a los mandos medios que, junto con los que perdieron el trabajo, fueron los que salieron más estresados de esta situación". 

Para César Jorge, director de la consultora Eveil, estamos ante "un mundo que dejó de ser, pero el futuro aún es incierto. Eso conceptualmente se llama liminalidad, es como estar en una especie de limbo, que está muy asociado a la angustia".

Persona
Fernando Troilo

Proximos Seminarios

Publicaciones

Programas relacionados