La trampa del dinero fácil: cómo funcionan las billeteras cripto que están en la mira del BCRA

Ariel Scaliter

Participación de Ariel Scaliter

Clarín 21 de diciembre de 2021

Prometen ganancias fijas a tasas excepcionales. Muchas veces no están respaldadas por ningún activo y terminan siendo una estafa piramidal.

"Si es demasiado bueno para ser cierto, seguramente es que no lo sea". Esta regla del sentido común debe aplicarse a la hora de invertir, en cualquier activo. El boom de las criptomonedas en los últimos doce meses, el aumento de los precios y de la oferta de soluciones cripto, sumados a la disparada de la inflación local y la falta de certidumbre económica que atraviesa toda la sociedad, hizo que nuevas formas de estafas y engaños piramidales comenzaran a tomar relevancia.

Esta semana, el Banco Central emitió un comunicado en el que alerta acerca del accionar de ciertas empresas que "captan depósitos y ofrecen rentabilidades a través de operaciones con criptoactivos y criptomonedas que no resultan compatibles con parámetros razonables". Aunque el organismo no confirmó de qué compañías habla, si dejó trascender que investiga empresas que operan en provincias como Catamarca y La Rioja.

"Ser tu propio jefe", "Alcanzar la libertad financiera", "Conseguir una renta fija que permita duplicar los ahorros en un brevísimo periodo de tiempo", son algunas de las atractivas consignas que usan estas empresas para captar usuarios. Aunque aseguran que estas inversiones están respaldadas con criptomonedas, muchas veces no hay ningún activo detrás: son lisa y llanamente una estafa. 

"Podes manejar tu propia billetera virtual de manera sencilla la cual generará un beneficio asegurado de 7,5% al 10% mensual en dólares y/ o entre un 90% y 120% anual", es la promesa de venta de Zoe Capital, una empresa que se presenta como "plataforma de coaching", y que les ofrece a sus usuarios tener ganancias increíbles por sus inversiones.

La firma ya tiene denuncias en Paraguay y ha sido intimada por la CNV a cesar con sus actividades. El mecanismo de captación combina presencia en el mundo virtual y un componente en el mundo físico: Generación Zoe organiza encuentros presenciales en distintas ciudades del país al que asisten cientos de personas.

Pero no es la única. Hay casos que ya tienen pedido de captura internacional, como Bitcoin Vault, una empresa que fue creada en 2019 y que en menos de un año y medio mostró su caída. En la ONG Bitcoin Argentina han denunciado distintos esquemas piramidales que operan en el país.

"Alquilan locales enormes, muy lujosos, muy suntuarios. Siempre tratan de ostentar y demostrar que pueden ofrecer la posibilidad de crecer económicamente rápido, fácil y sin esfuerzo, y prometen una renta fija por las inversiones, sin ningún tipo de respaldo. Toman cheques, aguinaldos, préstamos y las personas víctimas se van sin ninguna forma de controlar esa inversión", afirmó Daiana Gomez Banegas, de la comisión directiva de esta organización.

"El problema con estas estafas es que utilizan muchos mecanismos de inteligencia social: el que abre la puerta a estas inversiones es alguien cercano: tu profesor, la maestra de tu hijo, un vecino de tu barrio. Es alguien que te cuenta que le fue bien y en quien confiás", agregó Gomez Banegas. "Además se combina un doble conocimiento: el de la tecnología y el dinero", sumó.

Si bien la tecnología cripto aparecer en el centro de estas iniciativas, son solo una excusa: "Estas empresas tienen mucho trabajo de marketing pero poco de desarrollo, no hay una estructura verdadera detrás, así como llegan se van", explicó la especialista. 

En esta línea, Ariel Scaliter, director de la diplomatura de Blockchain de Ucema, apuntó: "Hay varias formas de invertir en criptomonedas: o comprando el activo directamente, ya sea Bitcoin, Dai o USTD, o hacerlo a través de un intermediario, como puede ser un exchange. Si se opta por esta opción, el inversor debe afrontar un doble riesgo: el que está asociado al precio y la evolución de ese activo, y el riesgo reputacional de quien está manejando la inversión".

Scaliter recomendó "no invertir nunca en algo que no se termina de entender" y siempre investigar más allá de las promesas de ganancias extraordinarias: "Antes de dejar en custodias esos activos, chequear si esa empresa o ese tercero es digno de confianza: hace cuánto tiempo opera, cómo está fondeada, tiene una comunidad de gente real alrededor, quienes están detrás, qué dicen sus white papers", son algunas de las preguntas que conviene hacerse.

De todas formas, Scaliter apuntó; "El hecho que un exchange ofrezca una rentabilidad alta, no es necesariamente una alerta de estafa. Con los contratos inteligentes, y usando bitcoin como colateral, se pueden pagar hasta 12% anual tranquilamente, solo que en ese caso la confianza está depositada en un algoritmo, no en una persona o empresa, y la operación es transparente. El usuario tiene todo el tiempo control y acceso a su inversión".

Persona
Ariel Scaliter