Los mejores posgrados para ejecutivos: cuánto cuestan y qué enseñan para mejorar el sueldo

Alejandra Falco

Entrevista a Alejandra Falco

El Cronista 26 de Febrero de 2021

Superado el desafío de adaptarse a la virtualidad, los programas de educación ejecutiva apuntan a insertar a los talentos en la economía 4.0 y volverlos protagonistas

Si se habla de educación ejecutiva este 2021 depara grandes desafíos: adaptar la currícula a la virtualidad, pero también a preparar a los talentos para insertarse de lleno en la economía 4.0, para ser los líderes de un mundo laboral que atraviesa la mayor transformación de la que hayamos sido testigos. Por eso, las universidades ponen foco no solo en el conocimiento técnico, sino también en desarrollar en sus estudiantes las habilidades blandas que el mercado demanda y que, por ahora, aún escasea.

"Si bien la demanda en 2020 volvió a aumentar -y este año comenzó bien- para 2021 esperamos un mercado complejo, con características similares al año anterior en términos de necesidades de capacitación. El formato de dictado permanecerá mayoritariamente virtual, mientras continuamos desarrollando nuevas herramientas de e-learning y de aprendizaje asincrónico para enriquecer nuestras propuestas académicas", describe Mercedes Autunno, directora de la Escuela de Negocios de IDEA. Y esta misma evaluación del escenario se repetirá en el resto de las entidades.

Por eso, esta experta señala que "los programas más exitosos en 2020 fueron los relacionados con las habilidades de adaptación al entorno virtual, interconectados con los temas clásicos de gestión, como puede ser liderazgo, productividad, recursos humanos, economía y finanzas o comunicación".

"Es obvio que el Covid-19 fue un acelerador de transformaciones que avanzaban a un ritmo lento, implementó la economía digital instalando en las organizaciones la necesidad de centrar sus estrategias en los datos, y aceptó a la innovación como protagonista de esos avances", explica Sylvia Edith Testa, Directora de la Maestría en Ciencia de Datos e Innovación Empresarial de la Universidad Caece. Por eso, para Testa, este contexto impulsó aún más el interés en la Maestría en la Ciencia de Datos e Innovación Empresarial, que se había lanzado la universidad a inicios de 2019.

"Se trata de un posgrado que se fundamenta en las ciencias y los nuevos paradigmas que en estos meses nos mostraron que podían alterar la vida y el lugar del trabajo convencional: desde las comunicaciones y negocios digitales, las redes sociales, pasando por los avances en Big Data, Inteligencia Artificial, robótica, Internet de las Cosas, biotecnología y nanotecnología, entre otras tecnologías. Todo con la Responsabilidad Social, donde la Ética tiene una participación fundamental, como concepto transversal", agrega la directiva.

Por su parte, Juan Pablo Manzuoli, director del MBA de la Universidad Católica Argentina (UCA), sostiene que el interés por la educación ejecutiva creció durante 2020 y se proyecta que se sostenga este año. "Muchas personas encontraron que era el momento propicio para formarse y evitar postergar el deseo de hacerlo. Pero esa demanda fue dispar. Los candidatos se volvieron más selectivos sobre qué tipo de MBA realizar", detalla.

"Nuestro MBA acaba de acreditar, nuevamente en CONEAU, un nuevo Plan de Estudios que ya fue aprobado también por The Association of MBA's (una acreditación internacional que solo 37 MBAs de toda América latina poseen). Este nuevo plan cuenta con nuevos módulos, la actualización de todos los contenidos y prácticas, y la posibilidad de elegir optativas variadas de nuestro MBA y de todos nuestros Posgrados", añade Manzuoli.

Datos, los más buscados

El ITBA cuenta con experiencia en materia de MBA y tecnología, y fue uno de los primeros en tener una especialización en ciencia de datos, cuyo objetivo es formar Recursos Humanos que permitan cubrir la demanda de profesionales en el campo del análisis y explotación de grandes volúmenes de datos complejos. A esto hay que sumar la Maestría en Logística de Proyectos de Integración Regional y la de Desarrollo Energético Sustentable.

Con este perfil, ellos sienten el cambio en el perfil de los alumnos. "Los cuadros gerenciales, son cada vez más jóvenes y con menos experiencia laboral, es un desafío para las Universidades. Los alumnos deberán poder llevarse, no solo herramientas, prácticas, conocimientos e información para la acción inmediata, sino también aspectos formativos para afrontar el rol gerencial y en puestos de alta dirección", describe María Fernández, directora ejecutiva de Maestrías y Especializaciones del ITBA.

"Los más jóvenes están interesados por la carrera directiva y empresarial muestran interés y desean adelantar e impulsar sus planes de carrera. También hay un grupo cada vez más numeroso de alumnos interesados en el desarrollo de proyectos de emprendedurismo", explica Miguel Ángel Ponte, director de UADE Business School.

Por el contrario, en el IAE notaron "una afluencia de candidatos más senior. No solo en los MBA, sino en todos nuestros programas, hay un aumento en el mix de perfiles directivos. Cambió también el mix geográfico del aula, aumentado los alumnos del exterior y del interior. El MBA es una oportunidad para reinventarse y avanzar en la carrera. Los participantes debieran preguntarse qué tengo que hacer hoy para que cuando la pandemia haya pasado me encuentre mucho mejor parado que antes, más competitivo en mis habilidades y con mayores capacidades de adaptación para enfrentar, en el ámbito laboral y personal, todos estos cambios que se vienen", explica Carolina Dams, directora académica y de Innovación del IAE Business School.

"Los profesionales desean continuar formándose, incluso en cuarentena, tanto en sus casas como en el aula, pero hay un marcado interés por recuperar alguna instancia de presencialidad en las que en general es más sencillo desarrollar y generar networking", aporta Miguel Ángel Ponte, director de UADE Business School.

Melani Machinea, directora académica de los programas de MBA de la UTD, señala que cada vez notan una mayor diversidad de perfiles profesionales en las aulas.

"Todos buscan seguir perfeccionándose o capacitarse en nuevas dimensiones. Enfatizamos durante el proceso de admisión el requisito de que nuestros alumnos ya cuenten con una edad mínima y ciertos años experiencia laboral relevante para que puedan aprovechar al máximo el programa aportar con su perspectiva."

Reinventarse

Durante 2020, las universidades se vieron obligadas a pasar sus cursadas a un formato virtual, lo que implicó un gran esfuerzo, ya que si bien algunas tenían parte de sus clases online y campus de interacción entre docentes y alumnos, lograr que esto estuviera 100% disponible en sus plataformas no fue fácil.

"El esfuerzo se concentró no solo en cómo dictar las clases sino también en sus contenidos para adecuarlos a la modalidad virtual de forma mantener nuestro nivel de calidad educativa. En el caso de MBA, además, incorporamos tecnología híbrida que ya nos permite comenzar algunos cursos con un grupo de alumnos en el aula y otro en forma remota", detalla Melani Machinea, directora académica de los programas de MBA de la Universidad Torcuato Di Tella.

Además de los temas académicos, Machinea resalta que también reforzaron las instancias de networking, incluyendo charlas con graduados y profesores, talleres y eventos deportivos al aire libre bajo la normativa vigente.

"Para acompañar a nuestros alumnos a transitar la incertidumbre y el stress generado por la continuidad prolongada de la cuarentena, reforzamos los encuentros de coaching tanto individual como grupal, clases de Yoga y Mindfulness y sesiones de Welness Emocional para todos nuestros alumnos del MBA", relata.

Analizando las nuevas necesidades del alumnado y del mercado, las universidades empezaron a redefinir parte de los temas que abordan en los posgrados. "Ejemplo de esto son las orientaciones de humanidad digital, las consecuencias del trabajo remoto, la reconversión de cadenas productivas y el impacto en la productividad laboral. Las materias de la nueva propuesta presentada ante Coneau incluyen un planteo de negocios de triple impacto y dentro de un marco ético", cuenta Jorge Barrientos, director del MBA de la Universidad de Belgrano.

"Los programas más demandados al momento son Deep Learning, Metodologías ágiles, People Analytics y Big data. Criptoeconomía, sin embargo, es un tema que denota mucho interés", agregan desde el área comercial del ITBA.

Alejandra E. Falco, directora de la Maestría en Dirección de Empresas de Ucema, resalta una de las incorporaciones de la entidad: la materia sobre Neuroliderazgo. "Nuestra maestría incluye la perspectiva de las neurociencias aplicadas para enriquecer el desarrollo del liderazgo. Contamos con un laboratorio donde nuestros estudiantes se entrenan en el liderazgo y la resolución de situaciones conflictivas complejas. Allí se recogen datos multi-fuente y multi-nivel a partir de la observación de un experto entrenado y del registro de la actividad cerebral. La información recogida se triangula y se ofrece feedback al participante. Es una experiencia transformadora", describe.

"En materia de educación ejecutiva hemos intensificado lo temas vinculados a compliance, family Business y las nuevas herramientas digitales para la gestión en general, el marketing y las finanzas en particular", suma Ponte.

Por su parte, en la UTDT pusieron el foco en los temas de liderazgo ético, indispensables en estos tiempos de crisis y también turbulentos. "Continuamos, además, liderando en innovación curricular, incrementado la oferta de electivas en temáticas como: Metodologías Agiles, Disruptive Innovation, Design Sprint, Strategic Foresight, Filosofía y Negocios, Knowledge Management, Inversiones de Impacto, entre otras. Buscamos formar líderes alineados con los valores de la universidad", dice Machinea.

Sin dudas, de cómo las casas de estudio reformulen sus cronogramas dependerá, en gran parte, el tipo de conductores que tendremos en los próximos años.

Persona
Alejandra Falco

Proximos Seminarios

Publicaciones

Programas relacionados