@oracle + @tiktok

Patricio Cavalli

Por Patricio Cavalli

El Economista 17 de septiembre de 2020

Oracle tiene poco y nada de lo que beneficiarse a priori de esta ‘adquisición, que tampoco es tal. Oracle va a ser un partner tecnológico, o sea, un… bueno, algo medio inespecífico, en una movida de último momento que sólo sirve para una cosa: que Donald Trump pueda decir que le torció el brazo a la administración china, cosa que no es cierta. No hay que olvidarse que Larry Ellison es un “buddy-buddy” total de Donald, y seguramente salió a ofrecer una salida elegante a un deal que no tenía forma de realizarse.

Para empezar, Oracle nada tiene que ver con redes sociales, no vende B2C ni P2P, no tiene operaciones en el segmento principal (mujeres de 15 a 25) de TikTok, la integración de los sistemas de ByteDance con los de Microsoft parecía ser una pesadilla técnica, el modelo de negocios no quedaba claro, el Gobierno de Beijing había dejado claro que la empresa no se vendería sin su permiso y tanto Satya Nadella como Bill Gates se mostraron fríos a avanzar con el tema.

En resumen: en esta partida gana China, que sigue prohibiendo empresas de tech occidentales en su territorio, pero con talento y mucho insight del consumidor occidental, avanza en EE.UU. Microsoft zafa de un problema mayúsculo, la valuación de Oracle sube un poquito y “Larry” le da un poroto a “The Donald”, que además se enfrentaba a millones de TikTokers. ¿Charly Amelio, alguien? Millennials y Gen-Zeters enfurecidos pues un dictador de Washington DC les iba a sacar su mejor red social.

Si alguien cree que Ellison hará un pasito de TikTok, se equivoca. Más política que tecnología, y más humo de un Gobierno bravucón y prepotente que quiere tapar los 194.000 muertos por Covid-19 con cortinas de humo que pueda inventar.

(*) Las opiniones expresadas son personales y no necesariamente representan la opinión de la UCEMA

Persona
Patricio Cavalli

Proximos Seminarios

Publicaciones

Programas relacionados