2019 comienza con buenas perspectivas internacionales

ledesma

Por Manuel Alvarado Ledesma

Infobae. 28 de enero de 2019

Enero viene al encuentro de los emergentes con noticias alentadoras.

Hasta diciembre pasado, la intención de la Reserva Federal, respecto al año 2019, era la de producir como mínimo dos aumentos en las tasas de interés. En rigor, iban a ser cuatro los incrementos, pero justamente en diciembre su presidente, Jerome Powell, manifestó que probablemente sean sólo dos. Evidentemente, Powell está reconsiderando la política original de tasas en ascenso.

De hecho, el mercado está considerando seriamente como muy improbable un nuevo incremento en la tasa de interés, al menos para el primer cuatrimestre de este año.

Hace muy pocos días, Powell anunció que el banco central norteamericano se proponía mantener una política más flexible. ¿Qué significaría ello? Pues que la estrategia de aumentar las tasas a lo largo del año no estará sujeta a una decisión férrea, pues la palabra final vendrá de la evolución de la economía de EEUU.

También la anterior presidente, Janet Yellen, habló. Y en un reciente discurso dijo que "es muy posible que el registrado sea el último aumento de tasa de este ciclo". Vale recordar que fue ella quien comenzó el actual ciclo de subas. En 2015, elevó la tasa a 0,50%. En 2016, volvió a subir el precio del dinero en una ocasión, hasta dejarlo entre 0,50 y 0,75 por ciento. A lo largo de 2017, dispuso tres alzas adicionales, hasta el rango de entre 1,25 y 1,50 por ciento; y de 2018, cuatro subas, hasta 2,25 y 2,50 por ciento.

Algo similar vemos en la Zona Euro. Las reiteradas afirmaciones de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), revelan que no es intención del organismo elevar las tasas en 2019.

En las últimas semanas el mundo viene mostrando un cambio en las corrientes de dinero. Hay un llamativo cambio de dirección en su recorrido.

Buena parte de los fondos están, de a poco, saliendo de los países más fuertes para dirigirse hacia los emergentes.

Las economías avanzadas muestran problemas serios: el prolongado "shut down" estadounidense, el "brexit" frenado por los legisladores británicos y las políticas monetarias en EEUU y en la Eurozona. Si se consideran éstos más el visible crecimiento de los bajos valores ofrecidos por los mercados emergentes -que compensan los riesgos asociados a sus economías-, es probable que el proceso de "retorno" se afiance en los próximos meses.

¿Es un momento de oportunidad para las inversiones financieras? Los indicios se muestran a favor del sí. De acuerdo a APFR Global -que analiza los movimientos de los fondos a nivel mundial- los fondos entre mayo y octubre del año pasado optaron por abandonar los países emergentes para ir a lo seguro, en una clara decisión de "vuelo a la calidad". Pero las cosas empezaron a cambiar hace unos dos meses. A partir de allí, se nota un fluctuante pero visible proceso de reflujo de fondos.

Se trata de un desafiante regreso a los países emergentes en busca de mayores rendimientos, sin duda. Para muestra, vale un botón: el rendimiento de la deuda a 10 años del Tesoro estadounidense, en noviembre, estaba en 3,20% anual y ahora, en 2,70%.

Menos interesados por los bonos y valores de países como EEUU, los inversores se muestran dispuestos a asumir riesgos, pero con mayores ganancias, en los países emergentes.

Bueno es remarcar las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI). Este organismo proyecta para el presente año un crecimiento en los países avanzados de tan sólo 2,0%; y para el que viene, de 1,7%. En cambio, para los países emergentes y en desarrollo, tiene una expectativa de 4,5%, con India (7,5%) a la cabeza de los que más altos coeficientes muestran.

Claro está: el año recién está en pañales. Pero, por lo menos, hay indicios favorables para varios de los llamados emergentes.

Persona
Por Manuel Alvarado Ledesma

Proximos Seminarios

Publicaciones

Programas relacionados