La verdadera dimension del ajuste

Emilio Ocampo

Por Emilio Ocampo

La nación. 5 de diciembre 2018

Economistas allegados al Gobierno sostienen que ningun pais ha realizado un ajuste como el que habra hecho la Argentina desde diciembre de 2015. En esto parecen coincidir muchos economistas de la oposicion autodenominada "nacional y popular" que sostienen que el pueblo argentino es nuevamente victima de una conspiracion urdida por el FMI y la banca internacional. 

Ambos se equivocan. Basta comparar el ajuste argentino con el que hicieron los paises de la UE llamados despectivamente "PIGS" por los analistas del mundo anglosajon: Portugal, Irlanda, Grecia y Espana. Ellos fueron los que mas sufrieron con la crisis europea que se desato a fines de 2009, coletazo del colapso de Wall Street en 2008. Al desatarse la crisis, los PIGS exhibian altos niveles de endeudamiento, baja competitividad externa, deficits persistentes en su cuenta corriente y un deficit fiscal primario que excedia los limites del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de 1997. 

El mas vulnerable era Grecia, cuyos bonos soberanos sufrieron varios ataques especulativos y que tuvo que reestructurar su deuda con masivo apoyo financiero de la UE, el Banco Central Europeo y el FMI. Entre 2011 y 2012, Portugal, Irlanda y Espana tambien tuvieron que recibir asistencia para evitar una cesacion de pagos y la salida del euro. En todos los casos esa asistencia estuvo condicionada a programas de ajuste que incluyeron una significativa reduccion del gasto publico y reformas bancarias, impositivas, previsionales y laborales. 

El ajuste realizado por los PIGS desde 2010 hasta 2014 fue significativamente mas profundo que el que (supuestamente) realizara la Argentina desde 2015 hasta 2019. Esto se verifica facilmente observando la evolucion del deficit fiscal primario, el gasto publico y la cuenta corriente del balance de pagos para el promedio de los PIGS y la Argentina segun las cifras que publica el FMI.  

En 2010, los PIGS tenian, en promedio, un deficit fiscal primario equivalente a 8,3% del PBI, y en 2014, de 1,5% del PBI. Es decir que en cuatro anos hicieron un ajuste, en promedio, de 6,8% del PBI. En contraste, en 2015 la Argentina tenia un deficit de 4,4% del PBI y en 2019 alcanzara un superavit de 0,1% del PBI. Es decir, un ajuste fiscal equivalente a 4,5% de su PBI. En ambos casos el ajuste implica aumento de impuestos y reduccion del gasto publico. Sin embargo, la magnitud de reduccion del gasto primario por los PIGS sera practicamente el doble que la del de la Argentina. 

Si comparamos la evolucion de la cuenta corriente, los PIGS pasaron de un deficit de 6,7% en 2010 a un superavit de 0,2%, mientras la Argentina pasara de un deficit de 2,7% en 2015 a uno de 1,5% en 2019, en relacion con el PBI. Esta relativa falta de ajuste en el sector externo argentino refleja el peso del servicio de la deuda externa total, que entre 2015 y 2018 habra aumentado en casi 100.000 millones de dolares (practicamente se duplico en relacion con el PBI). Si comparamos los periodos 2010-2018 para los PIGS vs. 2015-2023 para la Argentina (o 2011-2016 vs. 2018-2023), el ajuste fiscal y externo de los primeros es casi el doble que el que hara la Argentina segun las proyecciones del FMI. 

En el caso de los PIGS, la crisis y el ajuste tuvieron un fuerte impacto sobre la actividad economica: el PBI per capita cayo en los primeros tres anos. Pero desde 2013 hasta 2018 experimentaron una fuerte recuperacion. Los niveles de PBI per capita proyectados para este ultimo ano seran un 22% superiores, en promedio, a los de 2010 (Grecia es la excepcion). Y desde 2014 hasta 2018, su tasa de crecimiento anual excedera significativamente la del promedio del resto de las economias avanzadas (Italia, que no requirio asistencia y realizo un ajuste fiscal mucho mas leve, tendra un desempeno economico inferior al de los PIGS). Para la Argentina, el PBI per capita de 2023 sera un 1,3% inferior al de 2015. 

Ademas, la condicionalidad impuesta a Grecia, Espana, Portugal e Irlanda fue mas amplia en cuanto al tipo de reformas y mas estricta en cuanto a sus metas que la que el FMI le exigio a la Argentina en octubre de 2018. Lo que desvirtua por completo la narrativa conspirativa y de victimizacion que propone la izquierda vernacula. La eliminacion del deficit fiscal es condicion necesaria pero no suficiente para que la economia argentina vuelva a crecer. Y seguir ajustando al sector privado mas competitivo y productivo de la economia para mantener un sector publico improductivo e ineficiente es una receta condenada al fracaso. Para evitar un nuevo default, debemos cambiar la receta. Cuanto antes mejor. 

Persona
Emilio Ocampo

Proximos Seminarios

Publicaciones

Programas relacionados