El comercio exterior es clave para generar las divisas que necesita el país

Diana Mondino

Por Diana Mondino

La Nación  2 de abril de 2020

 

La Argentina y el mundo están en severo stress resultado de la Pandemia del Covid-19, que afecta la salud e impacta en la economía. Las medidas tomadas para aliviar la situación sanitaria están destruyendo la economía y habrá fuerte reducción del PBI este año. Asimismo, las diferentes políticas económicas que cada país está aplicando difieren mucho tanto en función de su situación económica como de su visión del mundo, lo que obliga a replantear las relaciones multilaterales.

En la Argentina sabemos que la gente que se queda en su casa para disminuir el contagio reduce o elimina múltiples actividades, hay sectores completos con bajísima actividad y múltiples empresas al borde de la quiebra. Los bolsillos y las calles están vacíos.

Si milagrosamente mañana desaparece este flagelo, el costo económico y social ya ha sido enorme y el daño financiero especialmente a Pymes ha sido pasmoso. Han aflorado múltiples debilidades del sector sanitario y sobretodo ha quedado claro cuan interrelacionados están todos los sectores dentro de un país y a su vez entre sí las economías del mundo. Han quedado tremendamente dañados los precios de commodities y productos en general, el sistema financiero y las cadenas logísticas. El gran desafío será recomponerlas y más desafío aún, diseñar nuevas opciones para paliar este deterioro.

Si fuera cierto que la temperatura tiene importancia para el comportamiento del virus, los países del hemisferio sur tendrán pronto más problemas sanitarios, sumado a la reversión de los flujos de capitales que buscan refugio en países con mayor capacidad financiera. Mientras la solución sea el aislamiento, la recesión tendrá gran impacto, y será mayor en los países con cuentas fiscales ajustadas. como es la Argentina. Para cuando vuelva el invierno al hemisferio norte es de suponer que ya habrán mejorado los sistemas de testeo y medicación y tal vez haya una vacuna. Si así fuera, la diferencia en el desarrollo relativo entre países del mundo aumentará.

En la Argentina estamos simplemente atajando con medidas de corto plazo la debacle económica. No debemos permitir que esas medidas generen aún más problemas. Soportamos que los bolsillos y las calles estén vacíos, pero las regulaciones no pueden profundizar las incertidumbres. Si las empresas tienen problemas de abastecimiento debemos permitir la circulación de sus insumos. Si las personas tienen problemas para trabajar debemos darle todos los medios y cumplir protocolos en lugar de impedir su trabajo. Si la situación financiera de muchas empresas es desesperante no podemos exigir que se comporten como si nada hubiera pasado.

El "día después", cuando ocurra, el mundo será diferente. Si las modalidades de trabajo a distancia son efectivas, entonces habrá una gran competencia por quien brinde el servicio. desde cualquier lugar del mundo. Será imposible mantener las relaciones laborales actuales. A estos precios del petróleo será imprescindible aumentar la productividad de los pozos en Argentina o se cerrarán. Si los precios de commodities continúan bajos será imposible cobrar las retenciones o se reducirá mucho el área sembrada. Hay cientos de consecuencias desconocidas adicionales.

Nuestros bolsillos y calles están vacíos. No hay muchas oportunidades de nuevos trabajos para generar empleo y es imprescindible generar fondos fundamentalmente a través de comercio exterior ya que solamente trayendo recursos del exterior podremos paliar la situación actual y futura. Tengamos en cuenta que a los precios actuales de nuestras exportaciones, aún cuando seguramente se importará mucho menos, el saldo será menor al esperado hace unos meses. Afortunadamente gran parte de nuestras exportaciones son alimentos con lo que es de suponer que no cambiará mucho el volumen, a menos que por la carga impositiva sea difícil producir.

Dice Dante Alighieri en su Divina Comedia - Canto V: No hay mayor dolor que recordar la felicidad en tiempos de miseria. Pues bien, el día de mañana siempre llega, y si actuamos ahora, evitaremos males mayores. Pensemos y actuemos ya mismo sobre los mecanismos que liberarán a la economía para evitar que la miseria perdure.

Persona
Por Diana Mondino

Proximos Seminarios

Publicaciones

Programas relacionados