Entender la incertidumbre como un desafío para crecer

Manuel Alvarado Ledesma

Por Manuel Alvarado Ledesma

La Nación 6 de octubre de 2021

Los agronegocios siempre implican una apuesta, pues nada garantiza la seguridad. Con confianza, el empresario agrario o agroindustrial se abre a otros y tiende a compartir y delegar

Las PASO nos han enseñado que nada es totalmente predecible. Y que el cambio es la constante. Nos acercamos, ahora, a las elecciones generales. Y no sabemos qué va a suceder.

Los agronegocios son particularmente sensibles a la incertidumbre. Exponen a sus operadores a infinitas contingencias puesto que comprenden actividades donde la aleatoriedad juega un papel más que preponderante. Suelen pasar muchos hechos no previstos. Y de algo se está seguro: la falta de seguridad.

De allí que el Estado debe tratar de mantener una línea más o menos fija a fin de no agregar mayor incertidumbre de la que sufren. Hoy, el horizonte está más nublado que nunca, no tanto por lo que sucede en el mundo como por lo que pasa dentro de nuestro país a raíz de la cambiante esfera política, donde la institucionalidad es avasallada por el oportunismo.

¿Cómo podemos trabajar en tal circunstancia?

Los agronegocios siempre implican una apuesta, pues nada garantiza la seguridad. Pero, cuando aumenta la capacidad de compartir experiencias y saberes, la incertidumbre se reduce y, en consecuencia, las decisiones pasan a ser más racionales. Pero, ello exige confianza en los participantes y en las habilidades propias.

Confiar es confiar en el porvenir, siempre y cuando sea sobre la base de un presente asentado en el esfuerzo y el tesón; pero también es confiar en el otro y en los otros, sobre un presente construido en la nobleza de las relaciones.

La confianza no nace en forma espontánea sino que requiere del desarrollo de una cultura social y del conocerse a sí mismo y al potencial que uno posee. Al confiar, se diluye el temor a emprender. Con confianza, el empresario agrario o agroindustrial se abre a otros y tiende a compartir y delegar.

Desde la confianza, apuesta a que nada malo pasará, pues si algo malo sucediera, por las relaciones cooperativas construidas, podrá reponerse y aprender para lo sucesivo. Su resiliencia crece. Es decir: su capacidad de adaptarse y superar la adversidad, en un proceso que demanda tiempo y esfuerzo, se fortalece.

Una asociación convoca a diversos integrantes con el objetivo de aumentar la productividad. Y pretende conjugar las visiones, intereses y realidades diferentes entre sí. Justamente este propósito, si se cumple, permite adquirir mayor conocimiento, mayor tranquilidad.

Cuando la confianza se cimenta, crece también la comunicación, trampolín de la competitividad del eslabón agrícola y ganadero y de la cadena correspondiente. Así, se alcanza una posición sinérgica, que potencia las habilidades de las partes, y se encuadra en el juego de ganar-ganar.

Al enfrentar una situación ambigua es común quedarse paralizado. Pero en lugar de ello, hay que tomar acción y hacer de la incertidumbre un desafío positivo. Nathan Furr, profesor de Estrategia en la Escuela de Negocios francesa Insead, la denomina “incertidumbre productiva”.

Desde este planteo, la psicología revela que, para reducir la ansiedad, es importante concentrarse en las cosas que sí se pueden controlar de nuestro entorno. Por eso, no podemos dejarnos llevar por la sensación de impotencia. Podemos influir en lo que nos rodea, por menor que parezca.

La sensación de frustración es dañina. Ahora bien, cuando se toma como parte del juego, en vez de castigarnos frente a una decisión de resultados negativos, es útil tomar en cuenta cuánto podríamos ganar mañana, a partir de la experiencia vivida.

Frente a la incertidumbre y el temor al futuro, vale experimentar el sentimiento de gratitud y reconocimiento sobre lo que se ha logrado y se tiene. También, vale aceptar que la aleatoriedad es parte de la vida y, por lo tanto, de los negocios, por lo que cualquier resultado que se obtenga no es del todo responsabilidad propia.

El autor es profesor de Agronegocios (Ucema)

Persona
Manuel Alvarado Ledesma