Los levantamientos de colonos en Santa Fe y el caso Vicentin

Alejandro Gómez / UCEMA

Por Alejandro Gómez

La Nación. 25 de junio de 2020

Colonos en Armas, es el título de un libro de Ezequiel Gallo, en el que nos relata las causas de los levantamientos armados que tuvieron lugar en la provincia de Santa Fe a finales del siglo XIX. En el mismo se plantea cómo era la forma de participación política de los inmigrantes que vivían en las colonias agrícolas y sus quejas ante las autoridades provinciales. El texto hace hincapié en los levantamientos que tuvieron lugar en 1893, aunque también analiza acontecimientos similares que tuvieron lugar en las décadas de 1870 y 1880 en la misma provincia. La calidad de su investigación nos exime de mayores comentarios, ya que Ezequiel Gallo ha sido uno de los más destacados historiadores argentinos de los últimos cincuenta años.

Lo que nos interpela de este pequeño y delicioso trabajo, son los puntos en contacto que pueden tener aquellos levantamientos con nuestra atribulada actualidad política. Es de público conocimiento la intempestiva e inexplicable decisión del presidente Alberto Fernández de anunciar la expropiación de la empresa Vicentín. Más allá de la situación patrimonial de dicha empresa y su desmedido nivel de endeudamiento.

Está claro que la decisión de Fernández avasalla el sistema republicano ya que el decreto viola la división de poderes y el proceso legal que debe cursar toda empresa privada que se encuentre con dificultades financieras para hacer frente a sus deudas. Además, por más difícil que sea su situación, la empresa sigue perteneciendo a sus dueños hasta que ellos decidan voluntariamente venderla o los tribunales pertinentes decreten su quiebra.

La referencia a los "colonos en armas" no se debe a que se me haya ocurrido que los propietarios de la empresa o aquellos ciudadanos que están en contra de la expropiación deban armarse contra las autoridades nacionales, sino en que cuando el gobierno de turno decide avanzar más allá de lo que le permite la ley, debe saber que hay ciudadanos que no se lo van a permitir. La semana pasada hubo un fuerte cacerolazo en la ciudad de Buenos Aires y en varios puntos del país contra la medida del Gobierno y unos días antes los habitantes de la localidad de Avellaneda (Santa Fe), donde está radicada la empresa, habían realizado un tractorazo para reclamar por el respeto al estado de derecho y la división de poderes.

En la "revolución de 1893" en Santa Fe, a la que hace referencia el libro de Gallo, los colonos se levantaron contra las autoridades provinciales porque estas habían decidido crear un impuesto de 10 centavos por cada 100 kilos de trigo vendido, así como el cambio de los jueces de paz, y la prohibición del voto municipal a los inmigrantes (que eran mayoría en esas regiones). En aquella oportunidad los choques terminaron en enfrentamientos armados, que esperamos no se repitan ahora, y en la intervención federal a la provincia.

El Presidente debería mirar a la historia para saber que hay gente, sobre todo la del campo, que está dispuesta a luchar por lo suyo. Que no se puede ir por la vida avasallando derechos a diestra y siniestra sin asumir los costos. Pero si no quiere mirar lo que sucedió hace 107 años, al menos que recuerde lo que sucedió con la 125 hace 12 años. Como señalan Acemoglu y Robison en su último trabajo El pasillo estrecho, la democracia no solo refiere al proceso eleccionario, sino también a la sociedad movilizada. Una medida extemporánea e ilegítima ha puesto en movimiento a la comunidad que ve una amenaza a su futuro cuando su presidente, con argumentos espurios, decide hacerse con la propiedad de una empresa y afectar a la comunidad en la que ella realiza su actividad desde hace décadas.

El autor es profesor de la Ucema.

Persona
Alejandro Gómez

Proximos Seminarios

Publicaciones

Programas relacionados