¿El dólar está bajo control?

Por Nicolás Cachanosky

Perfil 25 de Febrero de 2021

¿Qué cambios relevantes hemos visto por parte del gobierno que nos hagan creer que la paz cambiaria es real en lugar de ser un fenómeno cíclico y de corto plazo?

Hace ya unos días que se habla de un dólar domado, o bajo control. La tranquilidad del tipo de cambio, incluso con bajas en la cotización blue, parecen indicar cierto control sobre la cotización del dólar. Sin embargo, un verdadero control del tipo de cambios requiere de reformas importantes en política económica.

¿Qué cambios relevantes hemos visto por parte del gobierno que nos hagan creer que la paz cambiaria es real en lugar de ser un fenómeno cíclico y de corto plazo? ¿Qué cambios hemos visto que nos hagan creer que el dólar no va a retomar su sendero ascendente tarde o temprano?

Más allá de las oscilaciones diarias en la cotización, no es misterio por qué la cotización del dólar tiene una tendencia ascendente. Es el mismo motivo por el cual hay inflación, un exceso en la oferta de pesos.

En una economía con moneda sana, consumidores y empresas ahorran en la moneda de su país. En Estados Unidos se ahorra en dólares. En la zona Euro se ahorra en Euros, etc. Pero en países con monedas débiles, como es el caso de Argentina, se ahorra en una moneda internacional como es el dólar. El exceso de emisión monetaria lleva a compra de bienes (inflación) y de dólares (aumento del tipo de cambio).

El proceso inflacionario no ha mostrado aún un claro cambio de tendencia. Por el contrario, las expectativas de mercado y analistas parecen indicar que la inflación se va a incrementar en el 2021. Tampoco vemos reformas promercado por parte del gobierno que atraigan inversiones externas produciendo una entrada de divisas al mercado. Por el contrario, lo que leemos son noticias de empresas que dejan el país o reducen sus operaciones.

En resumen, no hay motivos para creer que hay lo que tenemos es un mercado cambiario bajo control en lugar de una tranquilidad transitoria.

Si no hay cambios de fondo en la política económica , ¿a qué se debe la paz cambiaria de los últimos días?

Se debe a motivos estacionales como, por ejemplo: 

mayor volumen de liquidación de divisas por aumento de precios internacionales (mayor oferta de dólares),

mayores restricciones a la importación de ciertos bienes de lujo (menor demanda de dólares), y

venta de dólares para el pago de impuestos (mayor oferta de dólares) entre otros movimientos estacionales.

Estos no son motivos que nos hagan pensar en una tranquilidad cambiaria a largo plazo.

El acceso al dólar es muy importante para prácticamente toda la población del país. Más de una década de inflación y un sistema estatal de retiro poco prometedor obliga a las familias de cualquier nivel de ingreso proteger sus ahorros de la política monetaria del BCRA y de las insaciables necesidades fiscales del gobierno.

Comprar dólares es una forma que tienen las familias de proteger el valor de sus patrimonios, especialmente aquellas sin acceso a complejos instrumentos financieros. Como se sabe, la inflación afecta especialmente a los sectores de bajos ingresos.

La intensa preocupación por el tipo de cambio lleva a una excesiva preocupación por movimientos en la cotización de corto plazo. Y, en consecuencia, a un errado diagnóstico sobre el futuro de la cotización.

En un año que se perfila complicado en materia económica, es de esperar que el tipo de cambio sea parte del menú de problemas de la política económica.

Las opiniones expresadas son personales y no necesariamente representan la opinión de la UCEMA

Associate Professor, Metropolitan State University of Denver; Visiting Professor, Universidad del CEMA; Senior Fellow, American Institute for Economic Research

Persona
Nicolás Cachanosky

Proximos Seminarios

Publicaciones

Programas relacionados