Mercado, reestructuración y pandemia: tres preguntas a Jorge Ávila

Ávila

Entrevista a Jorge Ávila

PPI. 20 de marzo de 2020

Se viven tiempos difíciles e inéditos en Argentina. A la delicada coyuntura local, de cara a la reestructuración de la deuda soberana, se le suma un invitado inesperado, que puso en jaque al país: el coronavirus. Mercados al rojo vivo, bancos centrales poniendo su munición gruesa sobre la mesa y perspectivas poco alentadoras de cara al futuro. En este marco, entrevistamos a Jorge Avila, Profesor de economía y Director del Centro de Economía Aplicada en la Universidad del CEMA.

 El pánico se instaló en los mercados ¿Cómo se revierte una situación como la actual?

El pánico financiero es una consecuencia del pánico general que ha generado el Coronavirus. La solución de fondo es extraeconómica. Tests de posibles contagiados lo más temprano posible, aislamiento social y tiempo. De sus consecuencias financieras, ya empezaron a encargarse los bancos centrales y los ministerios de Hacienda de los grandes países por medio de políticas monetarias y fiscales expansivas. No creo que nuestro país pueda hacer mucho al respecto.

 ¿Qué tan relevante es el rol de los bancos centrales en esta coyuntura? ¿Alcanzan las medidas tomadas por la Fed y otras entidades esta semana?

Las medidas de la Fed serán útiles para amortiguar el efecto contractivo de la crisis. Pero no podrán evitar una desaceleración de la actividad económica mundial.

Es importante entender que esta crisis es distinta a la crisis subprime. La última fue una crisis financiera. La Fed fue creada para solucionar este tipo específico de fallas. Se equivocó en 1929/33 y por eso EE.UU. cayó en la Gran Depresión. Acertó en 2008/09 y por eso EE.UU. sufrió una caída menor, que se conoce como la Gran Recesión.

 ¿Cuáles son sus perspectivas, para Argentina, dentro de este contexto tan particular y qué cree que pasará con la reestructuración de la deuda? ¿Puede darse una situación positiva con este tema, a pesar del impacto negativo de coronavirus?

Después del coronavirus, pronosticar el curso de la renegociación de la deuda argentina es más difícil todavía. Antes del coronavirus, podía ofrecerse una salida a la uruguaya (diferimiento del pago del capital sin quita y escalonamiento de los pagos de intereses sin quita). Al precio de cierto esfuerzo de superávit fiscal, la salida uruguaya podría haber reducido marcadamente la prima de riesgo argentino y estimulado una fuerte reactivación. Hasta donde puedo ver, el gobierno de Alberto Fernández nunca estuvo convencido de las virtudes de esta salida. En estos momentos, con su juego de póker en el medio de la crisis del coronavirus, el gobierno oscila entre una quita agresiva -de modo que el esfuerzo fiscal sea mínimo durante este período presidencial-, y un default. No espero nada positivo del coronavirus en este campo. Lo más probable es una agudización de la recesión y la inflación.

Persona
Jorge Ávila

Proximos Seminarios

Publicaciones

Programas relacionados