De aquello que estaba mal en política monetaria, ha cambiado muy poco

Diana Mondino / UCEMA

Entrevista a Diana Mondino

Río Negro. 2 de febrero de 2020

Han transcurrido más de 50 días desde la asunción del nuevo gobierno, pero la economía parece anestesiada, a la espera del resultado de la re negociación de la deuda. Para analizar tal dinámica y evaluar lo que puede venir en el horizonte cercano, PULSO dialogó con Diana Mondino, docente y especialista en finanzas de la Universidad del CEMA.

PREGUNTA: ¿Qué percepción tiene de los primeros 50 días del gobierno?
RESPUESTA: Los primeros días fueron un torbellino de medidas, fundamentalmente en la muy amplia Ley de Emergencia, donde en realidad se declaran nueve emergencias diferentes. Por lo tanto se delega al gobierno una capacidad de acción notable. Al mismo tiempo, todavía se están realizando nombramientos en múltiples sectores, con lo cuál no están conformados los equipos de trabajo. Es decir que están dadas las facultades, pero aun no se perciben cambios significativos que permitan mejorar la situación económica argentina.

P: ¿Cuál es el principal problema económico hoy?
R: Hay un tema que tal vez no es el más mediático, pero que tiene implicancias para toda la sociedad, y es la re negociación de la deuda. Antes de las PASO, la deuda ya era una carga enorme, con un dólar a $45. Ahora, pagar la deuda implica un dólar de $63 o de $83, dependiendo de si se trata de deuda pública o privada. Todo aquel que tenía un compromiso para comprar insumos, para importar algo o para pagar un crédito, hoy tiene mayores dificultades para pagar que antes de la Ley de Emergencia y que antes de las PASO. El 30% que rige desde diciembre, encarece notablemente el costo de la deuda. A la vez la sensación general, es que la economía está como ‘suspendida en el aire’, y los agentes económicos no tienen claro ‘qué es lo que conviene hacer’.

P: ¿Qué opina de las palabras del ex Presidente respecto a que él advirtió el peligro de la deuda?
R: Es una muy buena pregunta si Macri hizo bien o no en mantener el rumbo pese al peligro que él mismo advertía. Lo que también hay que preguntarse, es qué otras opciones hubiera habido aparte de la deuda. Yo siempre sostuve que la política monetaria fue errada. Pero no solo por la política monetaria en sí, sino por la mala coordinación con la política fiscal. De no haber sido por la enorme reducción de gastos que se llevó adelante los últimos dos años, los problemas de hubieran manifestado mucho antes.

P: Además de la política monetaria ¿hubo algún otro error?
R: Si, hubo una serie de errores. Por ejemplo las medidas respecto al mercado de capitales, entre otras. Pero ojo, porque de todo eso que era errado, no ha cambiado prácticamente nada con el nuevo gobierno. El asunto es si ahora por lo menos habrá una correcta coordinación con la política fiscal.

P: En 2019 hubo superávit comercial récord, pero las importaciones cayeron 25% ¿Qué opina hacia adelante?
R: Las importaciones se convirtieron en muy caras para la Argentina, mucho antes de las elecciones PASO. Por diversas razones, no solo por el tipo de cambio. También porque muchas importaciones están atadas al nivel de actividad, y también porque gran parte de las importaciones eran energía. En 2019 Argentina fue exportadora de energía. Respecto a las exportaciones, existe una enorme carga tributaria, y me atrevería a decir que este año no van a crecer.

P: Respecto a la carga tributaria ¿hay que diferenciar entre el pequeño exportador y la gran explotación?
R: Yo lo vería por el lado del margen y no por el tamaño de la explotación. Si un productor tiene un margen del 5%, tiene que vender casi toda su producción para poder cubrir los costos. Si el margen en cambio es del 30%, la ecuación cambia. Si la explotación grande tiene mejor margen, entonces puede ser cierto que está mejor posicionada. Pero tal vez el pequeño no afronta ciertos costos relacionados con la contratación de terceros, y tiene mejor margen que la gran explotación. Tal vez la diferenciación por escala es válida para el sector industrial, pero no tengo claro que sea tan así en el sector agropecuario. En ese sector es mucho más determinante la volatilidad de precios. Los productores, sean grandes o pequeños, que aprenden a manejar futuros, tienen mayor chance de generar un mejor margen.

P: ¿El tipo de cambio múltiple es un objetivo de política o una consecuencia no deseada?
R: El ‘impuesto país’ y la política de retenciones, no son de generación ‘espontánea’, son medidas del gobierno. Se ha apostado por el tipo de cambio múltiple, que es otra forma de aumentar la presión impositiva. Sigue habiendo un serio problema de déficit fiscal, y el gobierno eligió incrementar los ingresos.

P: Aplica el mismo interrogante que para las palabras de Mauricio Macri ¿había otra alternativa?
R: Esa respuesta es muy sencilla. Había que favorecer por completo las exportaciones, que el año pasado ya crecieron al 5%. Este año volvían a crecer, por pequeño que fuera el porcentaje, y afirmabas el superávit. Las exportaciones permiten crecer, generan empleo, atraen inversiones.

P: ¿Es correcta la decisión de destinar las divisas existentes para usos estratégicos?
R: Esa afirmación parte de la premisa de creer que las divisas son del estado. Las divisas son del señor que lo produjo o que lo compró. Que el estado a través de diferentes reglamentaciones o impuestos se termine quedando con los dólares, por ejemplo obligando a los exportadores a liquidar las divisas, y luego haga un uso estratégico, es lógico.

PERFIL: Diana Mondino

Diana Mondino es Máster en Economía y Dirección de Empresas (IESE - Universidad de Navarra).
Actualmente se desempeña como Directora de Asuntos Institucionales de la Universidad del CEMA, donde en 1987 se fundó el primer Máster en Dirección de Empresas en Argentina.
Hasta 2015 fue Regio Head para Latinoamérica de Standar & Poors, con sede en New York y responsabilidades sobre la companía en toda la región.

Persona
Diana Mondino

Proximos Seminarios

Publicaciones

Edgardo Zablotsky

Programas relacionados