Diana Mondino, economista y directora de UCEMA: "Deseo un mundo descentralizado"

Autor
Diana Mondino
Medio
Forbes
Mes/Año
3 de noviembre de 2022
Diana Mondino

La directora de la Universidad del CEMA explica por qué la institución generó espacios de profesionalización sobre Web3, blockchain y crypto. Además, analiza las criptomonedas y explica por qué la Argentina debería descentralizarse.

Impulsar la educación es uno de los desafíos que más destacan los referentes de la industria de las criptomonedas en la Argentina y el mundo. No solo financiera, para evitar que las personas caigan en las estafas, sino también académica. La apertura de espacios en universidades e instituciones educativas para enseñar sobre Web3, blockchain y crypto resulta cada vez más importante para el sector

En ese sentido, la Universidad del CEMA (UCEMA) ha establecido programas relacionados a estas tecnologías. Un ejemplo es la Diplomatura en Blockchain & Cryptocurrencies que tiene como responsable a Ariel Ernesto Scaliter, uno de los creadores del proyecto Agrotoken. 

“Creemos que podemos dar las herramientas para abordar cómo se hace, para qué se hace y qué debería hacerse”, explica a Forbes Argentina la economista y directora de UCEMA, Diana Mondino. Y agrega: “Esto lo hacemos abordando el tema desde distintos puntos de vista. Desde un marco regulatorio, porque conocemos muy bien el sistema financiero, hasta aplicaciones financieras propiamente dichas ya que tenemos el Máster en Finanzas más grande de Argentina. También lo abordamos desde el punto de vista del sector real, como el control de inventarios. Para nosotros fue algo bastante natural”. 

- ¿Qué motivó a la universidad a generar este espacio?

- Inicialmente fue Bitcoin y luego se sumaron muchas criptomonedas más. Lamentablemente, y esto lo digo con todas las letras, también hay muchas estafas. Lo importante es entender el uso. Por ahora, tanto nuestras autoridades gubernamentales como muchas empresas todavía lo consideran como un medio de cambio. Creemos que todavía no se le ha dado el valor que tiene para certificar el origen de algo. Eso es muy importante y en la UCEMA hemos entendido algunos de estos elementos. No somos los únicos pero creemos que tenemos una gran fortaleza en ese sentido.

- ¿Cómo lo recibieron los estudiantes?

- La verdad, para decir todo, muchos de nuestros graduados se habían introducido en el tema de blockchain. Entonces, fue muy fácil incorporarlos a la oferta educativa. Hay mucha curiosidad. Para algunos esto es una fe religiosa, para otros es incomprensible y muchos con preocupación por la gran cantidad de estafas que hay. 

Qué opina Diana Mondino sobre las criptomonedas 

En la charla con Forbes Argentina. Mondino explica que no tiene bitcoins u otras criptomonedas. Sin embargo, reconoce que la tecnología abre un abanico de posibilidades que permitirían uno de sus deseos: que el mundo se descentralice. “Soy una más que ferviente convencida de la imperiosa necesidad de descentralización en todo”, subraya la economista. 

- ¿Por qué crees esto?

- Olvidémonos por un minuto de los bitcoins y las criptomonedas. Nuestro gobierno es extraordinariamente centralizado. La frase “Dios atiende en Buenos Aires” es uno de los pecados que tenemos como sociedad. Es uno de los inconvenientes que tenemos para poder crecer, desde la cantidad de permisos que hay que pedir y la forma en la que hay que pedirlos. En ese sentido, esta es una de las herramientas con las cuales se puede ir eliminando todo esto. Es una forma en la cual pudieras reducir costos y tiempos. Argentina como gobierno, claramente no lo entiende, y como sociedad le cuesta creer. A la sociedad, le gusta hacer cola y que le pongan un sellito en el papel. Le gusta poder tenerlo y tocarlo. Es muy alejado, diferente y difícil pero sin embargo, las personas ya usan billeteras digitales en donde tienen su plata en un lugar que no sabe dónde es y no lo puede tocar. También hay acceso para hablar gratuitamente con alguien que está en otra parte del Planeta cuando antes necesitábamos un teléfono con esos cables que se enroscaban. Es un proceso que lleva tiempo. 

- ¿Qué es lo que genera tanto rechazo entonces? 

- Como esto desbanca o elimina un montón de actividades que hasta ahora han sido muy importantes, claramente hay un rechazo de los que se sienten amenazados por ese tipo de cosas.  Y también hay un miedo muy grande a lo desconocido y sobre esto se abusan todas estas cosas que te digo que son estafas. Además, ha habido mucho hype diciendo que las criptomonedas son una cosa maravillosa y que van a subir de valor para siempre. Primero, nada sube para siempre y aunque subiera puede bajar. De hecho, quienes lo usaron como mecanismo de ahorro ahora tienen un problema serio pero los que lo ven como una alternativa, como un activo adicional, y no como el mecanismo para ganar dinero, están mejor. 

Las oportunidades económicas 

Si bien la tecnología blockchain está predestinada a ser utilizada en la mayoría de los sistemas que utilizan los seres humanos, en la actualidad el principal foco de atención es el financiero. “Es un tema muy interesante porque es la posibilidad de ganar, desde un país como el nuestro que tiene pocos habitantes y una economía que no es de las más importantes del mundo, espacio en todos los rincones del mundo”, reflexiona Mondino. “Reducir costos, mejorar procesos, dar certidumbre, etc. El fenómenos del Bitcoin es muy claro en este sentido. En la Argentina se lo usa para escapar del peso pero tiene muchas más potencialidades”, continúa. 

- ¿Cuál es el uso que más destaca hoy en el país?

- En la Argentina hay una función de salir del peso saltando las etapas del CEPO y así evitar todas las regulaciones del Banco Central. Una vez que estás en el mundo bitcoin, podés salir de ese mundo yendo a cualquier otro lugar del mundo, a dólar por ejemplo. Pero la gente no lo tiene para hacer este tipo de transacciones sino exclusivamente para no tener pesos. Eso también genera mucho rechazo de los bancos porque dicen que es una forma de incumplir las normas pero es una forma de incumplirlas legalmente porque no hay ningún obstáculo legal para hacerlo.

- ¿Ves un mundo descentralizado en el futuro? 

- Deseo un mundo descentralizado. Yo creo que tendría que ocurrir. El crédito es una de las funciones más importantes que existen en la economía porque es absolutamente indispensable para el crecimiento. Sin crédito, solamente pueden avanzar los que tengan capital de antes y el que no tiene capital '¿cómo hace?'. Entonces el crédito es indispensable para la economía. Nosotros tenemos un esquema regulatorio bastante pesado en la Argentina pero no es mucho peor que en otros países del mundo. Nuestro país está “empiojado” por la inflación pero si no fuera por eso te diría que somos mucho más avanzados. Nuestro sistema financiero tiene el sistema de CBU y CVU que es prácticamente único, una capilaridad de sucursales en todo el país que es notable y un parque de cajeros automáticos fenomenal. Si no fuese, lamentablemente, por las condiciones de la economía argentina que todos conocemos, que mucho es en negro y en efectivo, la Argentina está completamente preparada, y posiblemente mejor que cualquier otro país por lo menos de Latinoamérica, para tener un sistema financiero de enorme capacidad de crecimiento. 

- ¿Qué frena al país de alcanzar esto?

- La inflación, los costos operativos y la parte impositiva que recae sobre los bancos y que la gente cree que es el banco el que le está cobrando sin ver que es la parte impositiva. Ahí tenemos varios obstáculos al crecimiento. Si viniera la descentralización, no le gustaría al Banco Central porque cualquier crédito paga IVA, ingresos brutos y a veces algún impuesto municipal. Entonces, se perdería toda esa recaudación y por eso al gobierno no le gusta. De hecho, recientemente se instaló una imposición sobre las billeteras digitales de ingresos brutos que francamente me resulta incomprensible. Afecta estos excelentes mecanismos que tenía, sobre todo, la economía informal. Ese tipo que te está vendiendo una torta frita en la vías del tren, resulta afectado. Me parece criminal. La voracidad fiscal está afectando un atributo de la economía argentina que era excepcional y la inflación está haciendo un daño por otro lado. Entre los dos movimientos estamos afectando un sistema financiero que debería descentralizarse aún más rápidamente de lo que lo está haciendo.